Inicio Internacional La UE sancionará a Polonia por su polémica reforma judicial

La UE sancionará a Polonia por su polémica reforma judicial

Bruselas considera que la reforma judicial viola la separación de poderes. El Gobierno polaco ha asegurado que seguirá adelante con su plan.

El Gobierno polaco ha defendido hoy sus polémicas reformas del sistema judicial ante la decisión de la Comisión Europea (CE) de activar el proceso que podría retirarle el derecho a voto en la UE, un instrumento que ha tachado de “político”.

Tras dos años de advertencias a Varsovia, la CE ha estrenado su denominada “opción nuclear” y puso en marcha del artículo 7 del Tratado de la Unión Europea (UE) al estimar que hay “un claro riesgo de una ruptura seria del Estado de derecho” en el país centroeuropeo, que ha reaccionado así ante la decisión.

La aplicación de dicho artículo podría dejar a Polonia sin derecho de voto en esa institución y que se activa hoy por primera vez desde su creación.

Horas después de las advertencias de Bruselas, el presidente del país, Andrzej Duda, ha anunciado que ratificará los dos últimos proyectos aprobados por el Parlamento este mes, que reforman el Tribunal Supremo y el Consejo Nacional de la Judicatura.

El Gobierno dirigido por el partido conservador Ley y Justicia (PiS) se ha mostrado dispuesto a dialogar con las instituciones comunitarias y con el resto de Estados miembros, pero ha señalado que no puede aceptar “opiniones unilaterales e injustas”.

Ha agregado que su intención es “continuar con la reforma de su sistema judicial” porque el Gobierno se lo debe a sus “votantes”, argumento esgrimido por PiS para aprobar sucesivos cambios en los principales tribunales y organismos de la judicatura desde que llegó al poder en 2015.

Comenzó con la reforma del Tribunal Constitucional y continuó con leyes que han modificado el funcionamiento y la constitución del Supremo, el Consejo Nacional de la Judicatura (el organismo que designa a los jueces), los tribunales ordinarios y la fiscalía.

Ha seguido su camino a pesar de las continuas protestas en las calles y las críticas internacionales y de la oposición, que alerta, como Bruselas, de que las reformas violan la separación de poderes y aumentan la capacidad de control político sobre la justicia, que puede dejar de ser independiente en Polonia.