Líder de Birmania trata de responder críticas sobre rohinyás sin irritar a los militares

Rangún y Naciones Unidas

La dirigente birmana Aung San Suu Kyi trató de responder este martes a las críticas de la comunidad internacional sobre la crisis de los rohinyás, sin ponerse en  contra del poderoso Ejército del país  ni a una opinión pública con un profundo sentimiento antimusulmán.

Al expresarse en Naypydaw, unas horas antes de que comenzara la Asamblea General de la ONU, eligió el inglés para su gran discurso televisado, un mensaje dirigido al mundo, que ni siquiera estaba subtitulado para sus conciudadanos.

En el máximo foro mundial, en tanto, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, denunció este martes la “limpieza étnica” contra los rohinyás en  Birmania, de donde han huido más de 400.000 personas pertenecientes a esta minoría musulmana en las últimas semanas para refugiarse en Bangladés.

Añadió: “Las operaciones militares deben cesar, el acceso humanitario debe estar garantizado, y los derechos restablecidos, ante esto que, nosotros sabemos, es una limpieza étnica”,

Por su lado, la Premio Nobel de la Paz, en su discurs, tampoco recurrió a la retórica empleada por su gobierno en más de tres semanas de crisis, que comparaba a los rohinyás con “terroristas”. Además, evitó también criticar directamente al poderoso Ejército, con el que debe transigir. Una ambigüedad que los analistas destacaron.

LEA: ONU pide a Birmania detener la violencia contra la etnia de los rohinyás

“No es solo una cuestión de idioma, sino de contenido”, explicó Maël Raynaud, consultora independiente especializada en Birmania. “No tiene mucho que decirle a la nación, que la apoya casi por unanimidad”, añadió.

Por todo el país, miles de birmanos se reunieron para ver el discurso en pantallas gigantes, una oportunidad para mostrar su apoyo a Aung San Suu Kyi, enarbolando su retrato y la bandera nacional.

“No hemos entendido nada del discurso de Aung San Suu Kyi. Pero queremos mostrarle nuestro apoyo. Cuando su discurso terminó, aplaudimos y volvimos a casa”, declaró Cho Cho, una habitante del estado de Karen, en el noreste del país.

El discurso a la nación anunciado fue, además, rebautizado en el último momento como “sesión informativa diplomática”.

La propia Aung San Suu Kyi lo explicó en su discurso, recordando que este año no había podido acudir a la Asamblea General de Naciones Unidas a causa de esta crisis, y que esperaba “compartir con la comunidad internacional los desafíos que enfrenta” Birmania.

LEA: ONU denuncia acoso de Birmania a rohinyás como ‘ejemplo de limpieza étnica’

Con la alocución en Naypyidaw, la capital administrativa del país, frente a un público de embajadores, “trata de recuperar un poco de credibilidad internacional, sin ponerse en contra a los militares y a la opinión pública”, muy xenófoba en general, consideró Phil Robertson, representante de   Human Rights Watch (HRW) para Asia.

Con pinzas. Así, evitó denunciar el “iceberg de desinformación” de los medios internacionales, que criticó como prorrohinyás en un comunicado divulgado a principios de setiembre, echando leña al fuego en un país en el que la ira contra la comunidad internacional se disparó en las últimas semanas.

También se abstuvo de recalcar la expresión “terroristas extremistas”, que no deja de aparecer en los comunicados de prensa en birmano.

Aung San Suu Kyi, criticada por su frialdad, dejó entrever incluso un deje de compasión en su discurso, al afirmar que “siente profundamente” el sufrimiento de “todas las personas” atrapadas en el conflicto, que ha llevado a más de 420.000 miembros de la minoría musulmana rohinyá a refugiarse en Bangladés desde el 25 de agosto, cuando rebeldes rohinyás atacaron varias comisarías de policía.

LEA: Líder de Birmania denuncia ‘desinformación’ sobre crisis de los rohinyás

Pero, esto no impidió que las críticas afloraran, y Amnistía Internacional (AI) denunció su “política del avestruz”.

“No ha ido suficientemente lejos al reconocer el hecho de que los militares están detrás” de los incendios de aldeas y de varios abusos en la zona de conflicto y que actúan con milicias budistas extremistas, lamentó Laura Haigh, especialista en Birmania de Amnistía Internacional.

El gabinete de prensa de Aung San Suu Kyi aseguró, por su part,e que la traducción en birmano del discurso pronto estará disponible en la página web del Gobierno.

Loading...