Líder de Corea del Norte afirma que no negociará el programa nuclear

21

Seúl, Corea del Sur

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, advirtió el miércoles que su país “demostrará su fortaleza a Estados Unidos” y que nunca someterá a negociación sus programas armamentísticos, un día después de asistir al lanzamiento de prueba de su autodenominado primer misil intercontinental.

Su postura de línea dura parece indicar que el país podría realizar más ensayos hasta perfeccionar un misil nuclear capaz de atacar en cualquier lugar de Estados Unidos. Algunos analistas dicen que el gobierno de Kim cree que las armas nucleares son clave para su propia supervivencia y que podría utilizarlas para arrancarle concesiones a Estados Unidos.

El lanzamiento del misil el martes, confirmado por autoridades estadounidenses y surcoreanas, fue un hito en los intentos de Pionyang por desarrollar misiles nucleares de largo alcance, pero de acuerdo con analistas, al país todavía le faltan más pruebas para mejorar su arsenal a nivel intercontinental.

La preocupación se expandió por Washington y Naciones Unidas, donde Estados Unidos, Japón y Corea del Sur pidieron al Consejo de Seguridad de la ONU una sesión de emergencia el miércoles.

El secretario de estado norteamericano, Rex Tillerson, dijo que la respuesta de Washington incluiría “medidas más fuertes para responsabilizar a la RPDC” , acrónimo para el nombre formal de la nación, la República Popular Democrática de Corea.

En una manifestación de fuerza, tropas estadounidenses y surcoreanas dispararon misiles que simularon un ataque de precisión contra la dirigencia norcoreana en respuesta a la prueba hecha por Norcorea como “regalo” para los “bastardos estadounidenses”.

Peatones pasan ante una gigantesca pantalla en Tokio, Japón, que transmitía imágenes del líder máximo de Corea del Norte, Kim Jong-Un, luego del lanzamiento de un misil intercontinental. (AFP)

El lanzamiento de estos misilesde manera simultánea fue hecho “como un fuerte mensaje de advertencia”, durante un ejercicio que simulaba un ataque norcoreano, informó el alto mando militar surcoreano.

Los dos misiles impactaron el blanco hipotético, según el comando militar surcoreano, “demostrando la capacidad de bombardeo de precisión contra el cuartel general del enemigo en un momento de emergencia”.

El presidente surcoreano, Moon Jae-In, dijo que “la grave provocación requería que reaccionáramos con algo más que una mera declaración”.Moon defiende una política de sanciones hacia Corea del Norte combinada con esfuerzos para que regrese a la mesa de negociaciones, advirtió a Pionyang que hay una “línea roja” que no debe cruzar.

Más tarde, el ejército surcoreano publicó un video que mostraba el disparo de misiles y una imagen generada por computadora que mostraba una bandera norcoreana en llamas con el telón de fondo de un importante edificio de Pionyang, capital de Corea del Norte.

El mismo miércoles, los medios de comunicación estatales de Corea del Norte describieron que su líder Kim se estaba “deleitando los ojos” con el lanzamiento del misil intercontinental.

“Con una amplia sonrisa en la cara” , Kim exhortó a sus científicos a enviar con frecuencia “‘paquetes de regalo’ grandes y pequeños a los yanquis” en referencia a más pruebas.

Aunque el Consejo de Seguridad de la ONU podría imponer sanciones adicionales a Corea del Norte, no está claro que la nación vaya a abandonar sus programas armamentísticos a pesar de que ya se le han impuesto múltiples sanciones por pruebas anteriores.