Londres en máxima alerta mientras busca al autor del atentado del metro

Londres

El gobierno británico elevó a su nivel más alto el grado de amenaza terrorista mientras trata de capturar al autor del atentado contra el metro de Londres que dejó este viernes 29 heridos leves.

“La gente verá más policía armada en el transporte público y en nuestras calles, brindando protección adicional”, explicó la primera ministra Theresa May tras el atentado contra un tren en la estación de Parsons Green reivindicado por la organización Estado Islámico.

“Es una medida proporcional y sensata” que supondrá que el ejército asuma tareas policiales antes de las grandes aglomeraciones del fin de semana en torno a acontecimientos deportivos, dijo May.

El atentado, el quinto este año en el Reino Unido, se produjo poco después de las 08:00 (hora local), cuando no cabe un alfiler en los trenes.

Fue “un artefacto explosivo casero” que provocó sobre todo “quemaduras por un fogonazo”, dijo a la prensa el comandante de policía Mark Rowley, sin proporcionar información sobre el o los autores del atentado.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo a la radio LBC que estaba en marcha “una caza” para hallar al o a los autores del atentado.

Según Sky, la policía privilegia la hipótesis de un artefacto que no estalló completamente, pero cuyo fogonazo habría bastado para herir a los pasajeros.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que “los autores estaban bajo el radar de Scotland Yard”, provocando la reacción airada de la primera ministra Theresa May.

“No creo que sea de ninguna ayuda para nadie especular sobre una investigación en curso”, dijo May.

En horas de la tarde el grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado.  “El atentado con una bomba en el metro de Londres fue llevado a cabo por (…) el Estado Islámico” indicó Amaq, el órgano de propaganda del grupo yihadista, en un comunicado difundido en las redes sociales.

La mayoría de los 29 heridos fueron tratados por “quemaduras”, explicó Rowley.

Sobre los heridos, el Servicio Nacional de Salud (NHS) anuncio que “el Servicio de Ambulancias de Londres trasladó a 18 pacientes a hospitales y los otros acudieron por su propio pie”.

Según una periodista de Metro.co.uk que estaba en el lugar, hay gente que resultó “muy quemada” y había perdido el pelo.

En un video y fotos publicadas testigos en las redes sociales se podía ver un cubo de plástico acabando de arder. El cubo, como los que se usan tradicionalmente para pintura, estaba dentro de una bolsa de plástico y de él salían unos cables.

La estación de Parsons Green está en el sudoeste de Londres, en el barrio de Fulham, una zona de clase media-alta.

Los testigos coincidían en que había heridos pero no se ponían de acuerdo sobre su gravedad.

Un testigo, Richard Aylmer-Hall, de 53 años, explicó a la agencia británica Press Association que vio varias personas heridas, pisoteadas en la estampida que siguió al incidente, pero que no creía que el estallido de la bolsa hubiera herido directamente a alguien.

“Estaba en el metro, acabábamos de parar en Parsons Green, iba de camino desde Wimbledon a Paddington, y de repente se desató el pánico, mucha gente gritaba”, explicó.

“Estaba absolutamente abarrotado, hora punta en el tren de la línea District”, narró.

“Vi mujeres que lloraban, muchos gritos, hubo algunos empujones bajando por las escaleras a la calle”, agregó.

“Empujaron a algunas personas y las pisotearon, vi a dos mujeres atendidas por personal de ambulancias”.

Otro pasajero identificado solo como Lucas dijo a la radio BBC: “Escuché una explosión realmente fuerte”.

“Vi a gente con heridas leves, quemaduras en la cara, brazos, piernas, heridas diversas”, narró.

Otro testigo, Sham, aseguró a la misma radio que había visto a un hombre con la cara cubierta de sangre.

“Había mucha gente renqueante y cubierta en sangre”, aseguró

El Reino Unido ha sufrido cinco atentados desde el 22 de marzo, cuatro de signo islamista y uno ultraderechista, y vive en estado de alerta. En la escala de amenaza terrorista de las autoridades, el nivel es el segundo más alto, “severo”, que significa que un atentado es “altamente probable”.

LEA: 22 muertos y 59 heridos en explosión en el concierto de Ariana Grande en Mánchester

La primera ministra Theresa May presidirá en las próximas horas una reunión de urgencia de su gabinete de seguridad, y antes expresó su solidaridad con los heridos.

“Tengo presente en mis pensamientos a los heridos de Parsons Green y a los servicios de emergencia que, una vez más, están respondiendo rápida y valientemente a este presunto suceso terrorista”, dijo May, mientras el alcalde de Londres, Sadiq Khan, aseguraba que la ciudad “nunca se dejará intimidar o derrotar por el terrorismo”.

En marzo, un hombre embistió con su coche a los transeúntes que paseaban cerca del Parlamento, antes de matar a un policía que custodiaba el edificio, dejando en total cinco muertos, además del agresor, que fue finalmente abatido.

En mayo, un atentado con bomba a la salida de un concierto de Ariana Grande en Mánchester dejó 22 muertos y 116 heridos.

Un mes después, tres agresores atropellaron a los peatones en el puente de Londres antes de emprendarla a cuchilladas contra los clientes de bares y restaurantes de Borough Market, matando a 8 personas, más ellos.

LEA: Policía detiene a 12 personas por atentados en Londres

Finalmente, también en junio, un hombre atropelló a un grupo de musulmanes que salían de una mezquita del norte de Londres , matando a una personas e hiriendo a varias antes de ser detenido.

Loading...