Macron enfrenta su primera crisis por el armado de las listas para las elecciones legislativas

El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, afrontó el primer conflicto con sus aliados de centro que rechazaron el reparto de candidaturas a la Asamblea Nacional anunciado por el futuro jefe de Estado, que espera con esa lista ampliar su base de alianzas para obtener una victoria más amplia en las legislativas de junio próximo.

El alcalde de Pau y líder de Movimiento Demócrata (MoDem), Francois Bayrou, que apoyó a Macron en su carrera hasta el Eliseo, se quejo del reparto de candidaturas y reclamó que le corresponde algo más que las 35 circunscripciones con que En Marcha (EM) pretende conformarlo.

Según sus cuentas, su partido merece un cuarto de las candidaturas, debido a que Macron tenían una intención de voto del 18% que, gracias al apoyo de MoDem, trepó hasta el 24% en la primera vuelta.

Bayrou no dudó en atribuirse ese 6 % suplementario y, en función del mismo, reclamar 120 candidatos para su partido, lejos de los 35 atribuidos por EM en su primera lista parcial de candidatos, informó la agencia de noticias EFE.

Según el alcalde de Pau, los más beneficiados fueron los socialistas pese que que no mostraron un apoyo tan claro a Macron durante la campaña electoral.

Sin embargo, el partido de Macron aseguró que el acuerdo alcanzado durante la campaña electoral no mencionaba un número de bancas concretas sino compromisos políticos.

En particular, recuerda En Marcha, el centrista había reclamado una ley de moralización de la vida política, que será uno de los primeros textos que impulse el nuevo presidente, por lo que dan por cumplido el pacto.

El partido de Macron dejó más de un centenar de circunscripciones sin atribuir hasta la semana que viene, con las que pretende ampliar su base de alianzas.

Muchas de ellas estarían destinadas a atraer a figuras de la derecha moderada, una forma de asegurarse una victoria más amplia en las legislativas, que se celebrarán en dos vueltas en junio próximo.

Está previsto que Macron nombre a su primer ministro el lunes próximo, al día siguiente de su toma de posesión, y los analistas consideran que puede elegir a un político de derecha, lo que atraería a su movimiento a personalidades de esa sensibilidad.

Desde la semana anterior a ganar la segunda vuelta, Macron comenzó a verse envuelto en escándalos.

El viernes pasado, dos días antes del balotaje, piratas informáticos subieron a un portal de descargas 15 gigabytes que contenían documentos internos robados de los servidores de EM.

La misma noche de la divulgación, la plataforma Wikileaks consideró que podía tratarse de una “jugarreta” y se comprometió a analizarlos para determinar su veracidad.

Por su parte, las autoridades electorales francesas advirtieron que la difusión de esa información durante la veda electoral tendría consecuencias legales.

En Marcha aseguró que los autores del pirateo habían hecho circular documentos falsos junto a los auténticos para “sembrar la duda y la desinformación”.

Hoy, el diario Le Monde aseguró que los que difundieron esos documentos pertenecen a la extrema derecha estadounidense.

“Una cosa es segura. La difusión fue organizada en el seno de la extrema derecha estadounidense con una sorprendente precisión”, afirma la publicación.

Sin embargo, el diario aclaró que aún no se conoce el responsable o responsables del pirateo, que está siendo investigado por la Fiscalía francesa, y apuntó que la implicación de Rusia sigue sobre la mesa.

Al igual que Le Monde, el diario Libération señaló en su edición de hoy que la difusión de los “MacronLeaks” fue “orquestada” por la ultraderecha estadounidense, “habituales de la desinformación y las ‘fake news’ (noticias falsas)”.

Loading...