Inicio Internacional Más acción comunal: el ejemplo de Feldheim en Alemania

Más acción comunal: el ejemplo de Feldheim en Alemania

La invasión rusa a Ucrania ha tenido nefastas consecuencias económicas. Los precios de los combustibles, los granos y los metales se dispararon, y empujan la inflación general a niveles no vistos en décadas. El crecimiento de la producción mundial cayó y varias economías importantes entraron en recesión. En consecuencia, los ingresos reales de muchas personas se han deteriorado significativamente.

Europa es una de las regiones que más sufre esta guerra. No solo por estar geográficamente pegada a la zona del conflicto, sino también debido a su gran dependencia de la importación de combustibles rusos, particularmente gas.

Y, dentro de Europa, Alemania es uno de los países más dependientes. Existe un enorme riesgo de que no haya suficiente gas para mantener la producción de varios bienes y servicios, y, peor aún, de que las familias sufran a causa del frío por la falta de calefacción en invierno.

En medio de esta temerosa situación que se vive en Alemania, hay un pequeño pueblo que parece que se salva. Se trata de Feldheim. Un pueblo de 130 habitantes al sur de Berlín, que hace más de veinte años tomó la decisión de ser autosuficiente energéticamente. Lo logró hace unos diez años, a través de inversiones en generadores eólicos y solares, la instalación de baterías, el aprovechamiento del excremento de los cerdos para obtener biogás y, ahora, con la inversión en una planta de hidrógeno.

Gracias a ello, sus habitantes no sufren el incremento de los precios de la energía, como el resto de sus compatriotas, ni temen quedarse sin calefacción durante el invierno que se aproxima.

Eso sí, no escaparán al impacto del bajo crecimiento de la economía alemana ni de la inflación general de los precios —más allá del costo de la energía—, que ya está por encima del 8%.

La anécdota de lo realizado por los habitantes de Feldheim nos demuestra que mucho se puede conseguir mediante la organización comunal. No para redactar un pliego de peticiones al gobierno, sino para ejecutar planes y obras que promuevan el mejor bienestar para ellos mismos.

Pero, aun así, todos dependemos de las acciones de política que ejecute el gobierno en general. De ahí que los políticos también deben pasar de las promesas de campaña a la ejecución de planes, si de verdad buscan el máximo bienestar de todos.

[email protected]

El autor es economista.

Publicidad