Más de 200 arrestados en protestas y saqueos nocturnos en Túnez

10

Este domingo la sociedad civil y los partidos de la oposición han convocado una gran manifestación para denunciar los recortes y el alza de los precios.

Al menos 200 personas fueron arrestadas y cerca de medio centenar de policías resultaron heridos anoche en Túnez durante las protestas contra los recortes y el alza de los precios que se suceden desde que hace diez días entraran en vigor unos presupuestos del Estado marcados por la austeridad.

La mayor parte de las protestas tuvieron lugar en barrios de la capital como Djebel Lahmer y poblaciones de la periferia capitalina como Ben Arous. En esta última ciudad, un grupo de personas asaltaron y saquearon un supermercado de una conocida cadena internacional francesa sin que llegaran a intervenir las fuerzas de Seguridad.

En un vídeo que circula a través de las redes sociales, se puede observar como decenas de ciudadanos salieron de la tienda con todo tipo de productos, desde lotes de alimentos a aparatos de electrónica.

Un importante empresario local ha confirmado que supermercados y grandes superficies comerciales han recibido una recomendación de las autoridades para que adelante dos horas el horario de cierre de sus puertas.

“Un total de 49 policías resultaron heridos anoche y 206 personas que crearon problemas fueron arrestados a lo largo del país”, ha precisado este miércoles en la radio local el portavoz del ministerio de Interior, Jalifa Chibani.

Para este domingo la sociedad civil y los partidos de la oposición han convocado una gran manifestación para denunciar tanto la política de recortes, que ha forzado el Fondo Monetario Internacional (FMI), como el paulatino recorte de los derechos civiles logrados tras la revolución de la primavera árabe.

El FMI concedió en 2017 un crédito al gobierno tunecino por valor de unos 2500 millones de euros a cambio de políticas de austeridad, reformas estructurales en la Administración y recortes en las ayudas del Estado.

Desde entonces, el Ejecutivo ha elevado los impuestos en diversos sectores y emprendido una política de despidos y prejubilaciones en la función pública.

Ayer, el primer ministro, Yusef Chaheed, calificó de comprensible la protesta pero instó a la calma “porque la violencia no es aceptable”, mientras que la oposición decidió intensificar las movilizaciones hasta que los presupuestos del estado sean anulados.