Nicolás Maduro afianza su poder sobre una oposición fracturada

Caracas

La oposición venezolana sufrió ayer un cisma ante el retiro de uno de sus mayores líderes, una crisis que afianza al gobierno de Nicolás Maduro de cara a las próximas elecciones municipales y las presidenciales del 2018.

El excandidato presidencial Henrique Capriles anunció su salida de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) porque cuatro de los cinco gobernadores opositores, elegidos en los comicios regionales del 15 de octubre, se juramentaron el lunes ante la Asamblea Constituyente oficialista.

Capriles condicionó su retorno al retiro de Henry Ramos Allup, veterano líder de Acción Democrática (AD), uno de los mayores partidos que integran la MUD y al que pertenecen los cuatro gobernadores.

“Cuando se está enfermo hay que operar y sacar el tumor. En la Unidad hay que hacer lo propio”, aseguró Capriles, quien consideró que la MUD debe “refundarse”.

Golpeada por los comicios en los que el oficialismo ganó 18 de las 23 gobernaciones, la MUD –una alianza integrada por casi tres decenas de partidos opositores–, había reiterado que no cedería al “chantaje” del Gobierno, que amenazó con destituir a los gobernadores si no juraban ante la Constituyente.

LEA: Grietas de la oposición de Venezuela se profundizan luego de elecciones regionales

Ramos aseguró que los cuatro “se autoexcluyeron” de AD, partido que dominó la política venezolana hasta la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999.

Pero Capriles, de Primero Justicia (PJ) –donde milita el único gobernador que no se subordinó–, lo acusó de “lavarse las manos” pues en AD “no se mueve una hoja” sin su aval.

Afianzado

Maduro celebró la juramentación como un reconocimiento a la Constituyente, considerada “fraudulenta” por la MUD y desconocida por una docena de gobiernos latinoamericanos, la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá.

Aunque 80% de venezolanos rechaza su gestión por la grave crisis económica, Maduro está triunfalista y pidió a su partido prepararse para ganar los comicios de alcaldes –aún sin fecha, aunque deben ser a fin de año– y las presidenciales del 2018.

LEA: Una oposición venezolana sin brújula retomará ofensiva contra Nicolás Maduro

“Mientras ellos andan en su zafarrancho, divisionismo y aguijoneándose con el odio, nosotros trabajemos (…) A ganar otra vez”, aseguró este martes el presidente, quien se reunió con los gobernadores de la polémica.

La decisión de participar o no en las municipales será otra fuente de división.El otro partido mayoritario de la MUD, Voluntad Popular, del líder Leopoldo López, bajo arresto domiciliario, ya adelantó que no participará.

“La MUD perdió su utilidad para Venezuela. Tiene que replantearse hacia una nueva alianza” que logre “la salida de la dictadura”, dijo Freddy Guevara, vocero de VP.

En el ojo del huracán, los gobernadores opositores de Táchira, Anzoátegui, Mérida y Nueva Esparta defendieron ayer su decisión.

“Asumimos el costo político para defender el voto de nuestros electores”, justificó la gobernadora de Táchira, Laidy Gómez, en una rueda de prensa celebrada en un hotel, pues el Parlamento, controlado por la MUD, les prohibió usar su sede.

LEA: Oposición de Venezuela reta a Nicolás Maduro con llamado a referendo

La Constituyente fue integrada en julio tras una elección en la que la oposición se negó a participar. Desde que se instaló el 4 de agosto sus integrantes no han dejado lugar a dudas de que sus poderes son virtualmente ilimitados y que están dispuestos a emplearlos.

Decenas de gobiernos extranjeros –entre ellos Estados Unidos, Francia y varios latinoamericanos– se han mostrado críticos ante la situación.

Loading...