Papa visitará Birmania y Bangladés en plena crisis con los rohinyás

Rangún

El papa Francisco visitará Birmania a finales de noviembre, en un inédito viaje a tierras budistas, escenario de un cruento conflicto con la minoría musulmana rohinyá, cuya defensa ha asumido el líder de los católicos.

El Papa estará del 27 al 30 de noviembre en Birmania, y luego en Bangladés hasta el 2 de diciembre, según un comunicado de la Santa Sede divulgado el lunes.

La conferencia episcopal católica de Birmania se felicitó de esta visita “esperando que su presencia permita la paz y la armonía entre todos”.

La venida del Papa se produce en un momento de gran tensión en Birmania, con más de 100 muertos desde el viernes en enfrentamientos entre rohinyás y fuerzas de seguridad. Miles de civiles de la minoría musulmana han huido hasta el vecino Bangladés y algunos de ellos han sido rechazados.

El Papa se entrevistará durante su visita con la líder del gobierno y premio Nobel de la paz, Aung San Suu Kyi, muy criticada en el extranjero por su forma de tratar la cuestión de los rohinyás.

LEA: Papa Francisco enfrenta retos y trabas cuatro años después de su elección

La tensión aumentó este lunes cuando Aung San Suu Kyi acusó a los “terroristas” rohinyás, que llevan a cabo sangrientos ataques en el oeste del país, de utilizar a niños soldados y de incendiar localidades.

Los rebeldes rohinyás del Arakan Rohingya Salvation Army (ARSA) lo desmienten y acusan por su parte al ejército birmano de “estar acompañado por extremistas” budistas e “incendiar casas”.

El domingo, durante el ángelus, el Papa manifestó su cercanía con los rohinyás y pidió el respeto de sus derechos ante miles de personas que asistían a la audiencia en la plaza de San Pedro.

Francisco aludió a “la persecución de la minoría religiosa de nuestros hermanos rohinyás”, corriendo el riesgo de que su visita sea mal vista por los budistas extremistas de Birmania, donde la misma palabra “rohinyá” es tabú.

Considerados como extranjeros en Birmania –un país con más de un 90% de budistas– los rohinyás son apátridas aunque algunos vivan en el país desde hace generaciones. No tienen acceso al mercado de trabajo, a las escuelas, a los hospitales y la emergencia en los últimos años del nacionalismo budista ha atizado la hostilidad contra ellos, generando cruentos enfrentamientos.

LEA: Papa Francisco irá a Colombia a impulsar la paz y la reconciliación

En febrero el Papa ya denunció el trato reservado a los rohinyás, “torturados y asesinados debido a sus tradiciones y a su fe” en Birmania.

Una comisión internacional dirigida por el exsecretario general de la ONU, Kofi Annan, exhortó recientemente a Birmania a dar más derechos a los rohinyás, pues en caso contrario esta minoría podría “radicalizarse”.

En este contexto la visita del Papa no se anuncia fácil, ya que los budistas extremistas están dispuestos a tomar las calles y enfrentarse a quienes tomen la defensa de los rohinyás.

Se trata de la segunda vez que un papa visita Bangladés, después del viaje de Juan Pablo II en 1986, y la primera que un pontífice visita Birmania.

El pasado 4 de mayo, la Santa Sede y Birmania establecieron relaciones diplomáticas al término de la audiencia en el Vaticano entre el papa y Aung San Suu Kyi.

LEA: Papa Francisco inicia viaje a Asia, nuevo imán del catolicismo

En Bangladés, un país de mayoría musulmana, como en Birmania, de mayoría budista, los cristianos representan un porcentaje muy pequeño de la población, a la que Francisco otorga mucha atención. Recientemente designó a los dos primeros cardenales bangladesíes de la historia, Patrick D-Rozario y Charles Bo.

Otro de los temas de la visita papal será el desarrollo del catolicismo en Asia, menos del 3% de la población.

Desde su elección en el 2013, Francisco ya ha viajado a Corea del sur, Sri Lanka y Filipinas.

Antes del viaje a Birmania y Bangladés el Papa viajará a Colombia del 6 al 11 de setiembre y después tiene programado otro viaje a Chile y Perú, del 15 al 21 de enero del 2018.

Loading...