Inicio Internacional Poroshenko propone al Parlamento imponer la ley marcial ante la escalada con...

Poroshenko propone al Parlamento imponer la ley marcial ante la escalada con Rusia en el mar de Azov

Actualizado 26/11/2018 7:30:06 CET

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) –

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha aprobado este lunes solicitar al Parlamento imponer la ley marcial por un periodo de 60 días en respuesta a la nueva escalada con Rusia tras la captura de tres buques de guerra ucranianos en el estrecho de Kerch, que comunica el mar de Azov con el mar Negro.

“Apoyo la propuesta del gabinete militar de examinar la iniciativa de declarar la ley marcial en la reunión del SNBO (Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania)”, aseveró el mandatario poco antes de que el consejo ucraniano votara a favor de sacar adelante la medida, según informaciones de la agencia de noticias Sputnik.

El Parlamento, que tiene que dar luz verde a la propuesta, celebrará una reunión este mismo lunes a las 17.00 (hora local) para llevar a cabo una votación al respecto.

Poroshenko ha explicado que la declaración de la ley marcial “no implica que Ucrania vaya a lanzar una ofensiva”, según declaraciones recogidas por la agencia Inerfax Ucrania. “Sólo son acciones cuyo objetivo es defender el territorio y garantizar la seguridad de los ciudadanos”, ha añadido.

En este sentido, el dirigente ucraniano ha asegurado que Kiev “seguirá cumpliendo con todos los compromisos internacionales, incluidos los acuerdos de Minsk”.

Dichos acuerdos prohíben expresamente la utilización de artillería como medida de distensión para un conflicto de cuatro años en el que han muerto más de 10.000 personas.

Poco antes, el secretario del Consejo, Oleksandr Turchinov, explicó que “el gabinete militar de Ucrania propuso celebrar una reunión del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa para declarar la ley marcial” ante una situación que ha calificado como “agresión militar” por parte de Rusia.

Seis militares ucranianos han resultado heridos en una operación de las fuerzas especiales rusas en las que han capturado dos lanchas artilladas y un remolcador ucraniano y a sus tripulantes. Rusia mantiene que han violado las aguas territoriales rusas, pero Ucrania sostiene que se trata de una agresión injustificada.