Inicio Internacional Reabre el aeropuerto de Hong Kong tras las protestas

Reabre el aeropuerto de Hong Kong tras las protestas

HONG KONG, 13 Ago. (Reuters/EP) –

El aeropuerto de Hong Kong se ha reabierto este martes, pero su administrado ha advertido de que algunos vuelos seguirán viéndose afectados, después de que China dijera que las protestas antigubernamentales que detuvieron los vuelos un día antes mostraran «signos de terrorismo».

El aviso ha sido publicado en la aplicación oficial del Aeropuerto Internacional de Hong Kong a las 6.00 (hora local). El aeropuerto, uno de los más activos del mundo, ha culpado a los manifestantes de detener los vuelos el lunes.

«El Aeropuerto Internacional de Hong Kong implementará la reprogramación de vuelos hoy con vuelos que se verán afectados», ha indicado el aviso.

A pesar de la reapertura del aeropuerto, la aerolínea Cathay Pacific, ha señalado que ha cancelado este martes más de 200 vuelos hacia y desde el aeropuerto.

La aerolínea ha indicado que solo operaría un número limitado de vuelos. Emirates Airline y Virgin Australia también tenía vuelos programados a Hong Kong para este martes.

Más tarde, la Autoridad del Aeropuerto de Hong Kong (AA) ha señalado que está trabajando con sus socios para restablecer el servicio normal lo antes posible, pero ha informado de que se esperan más protestas.

«La AA trabajará en estrecha colaboración con sus socios comerciales con el fin de reanudar gradualmente las operaciones normales del aeropuerto lo antes posible», ha indicado en un comunicado.

El desencadenante exacto del cierre del aeropuerto aún no está claro, ya que los manifestantes que ocuparon la sala de llegadas durante los últimos cinco días han sido pacíficos. La mayoría ha abandonado el aeropuerto poco después de medianoche, con cerca de 50 manifestantes que continúan en el lugar este martes por la mañana.

Las pacíficas manifestaciones que comenzaron a finales de marzo contra un polémico proyecto de ley de extradición a China –cuyos opositores interpretan como una vulneración de los derechos de los detenidos– han terminado convirtiéndose en una serie de escaramuzas por todo Hong Kong, en un gesto de rebelión contra un Gobierno al que buena parte de la población considera como una mera extensión de las autoridades de Pekín, que ignora la independencia judicial del territorio.