Inicio Internacional Reservas holgadas: ¿Valdrá la pena cancelar el préstamo del FLAR?

Reservas holgadas: ¿Valdrá la pena cancelar el préstamo del FLAR?

El mercado cambiario se volvió muy superavitario. Están entrando muchos dólares de parte de inversionistas extranjeros que vienen a instalar plantas de producción, centros de oficinas y hoteles; de inversionistas extranjeros que vienen a comprar terrenos y casas, sobre todo, en el Pacífico norte; de un sector exportador sumamente dinámico, muy ligado a las zonas francas; de la gran cantidad de turistas que ingresan al país; de la deuda externa que el gobierno adquirió (Eurobonos y préstamos); y de inversionistas foráneos que ven como un buen negocio comprar bonos del gobierno de Costa Rica.

El Banco Central, a través de distintos modos de intervención, ha comprado buena parte de ese excedente, unos $3.300 millones en los últimos 12 meses. Con eso ha evitado que el colón se aprecie aún más, y ha ido aumentando su reserva para el eventual momento en que la situación cambie y pueda haber un faltante de divisas.

Las reservas actuales representan un 140% de lo que el Banco Central ha definido como el nivel adecuado de reservas. Aun restando los depósitos del gobierno en el banco —que pronto los gastará—, las reservas están un 20% por encima de lo adecuado.

Dentro de esas reservas también están los $1.100 millones del préstamo que el Banco Central adquirió con el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) en agosto del año pasado. El préstamo se justificó en que era para fortalecer el blindaje ante choques externos (pandemia, conflictos bélicos), en un momento en que las reservas eran de $6.440 millones. Aún sin contar el dinero de ese préstamo, ni los depósitos del gobierno, las reservas hoy son de $10.000 millones.

Si bien aún existen amenazas externas a la estabilidad económica, no hay duda de que la situación de las reservas cambió drásticamente. Valdría la pena que el Banco Central evalúe bien si conviene seguir pagando intereses del 7,3% anual por un dinero que ya no hace tanta falta. Incluso, el Central podría intensificar la compra de divisas —en un mercado que pareciera seguirá siendo superavitario por un tiempo más— para así sustituir el dinero del préstamo, y con ello, evitar que el colón se aprecie aún más.

[email protected]

El autor es economista.