Siete detenidos en relación con el atentado de Manchester

La ministra del Interior dice que “probablemente” el terrorista suicida no actuó solo.

Noticias (3)

La policía británica ha informado hoy de la detención de otra persona en el centro de Inglaterra en relación con el atentado, lo que eleva a siete los arrestados hasta ahora tras el ataque.

Las fuerzas de seguridad trabajan con la hipótesis de que Salman Abedi, el terrorista suicida que provocó 22 muertos y 64 heridos tras un concierto de Ariana Grande, contó con una red de apoyos.

Uno de los hermanos de Abedi fue arrestado el martes por la mañana, pocas horas después del atentado, mientras que esta mañana han sido detenidas otras tres personas en Manchester, donde la policía ha llevado a cabo varios registros.

La ministra del Interior británica, Amber Rudd, ha reconocido este miércoles que la hipótesis que barajan los servicios inteligencia era que probablemente no actuó en solitario.

Las autoridades han identificado al suicida como Salam Abedi, de 22 años y nacido en Manchester, aunque de padres de origen libio.

“Parece probable, posible, que no hiciera esto por su cuenta así que los servicios de Inteligencia y la Policía están siguiendo sus pistas para asegurarse de que consiguen toda la información (…) que necesitan para mantenernos a salvo”, ha declarado Rudd a BBC Radio.

Preguntada por si Abedi era conocido por los servicios de Inteligencia, la ministra ha respondido: “los servicios de seguridad conocen a muchas personas, eso no significa que se deba esperar que detengan a todo el mundo que conocen pero es alguien a quien conocían de antes y estoy segura de que cuando esta investigación concluya seremos capaces de averiguar más”.

Filtración en EE.UU.

Por otra parte, Rudd ha expresado su malestar por el hecho de que fuentes de seguridad estadounidenses filtraran información sobre la investigación del atentado, incluido el nombre del sospechoso, antes de que la Policía británica estuviera lista para hacerla pública.

En este sentido, no ha descartado el que no se comparta información con otros países en el futuro. “La Policía británica ha dejado muy claro que quieren controlar el flujo de información para proteger la integridad operativa, el elemento de sorpresa, así que es irritante si se publica desde otras fuentes y yo he dejado muy claro a nuestros amigos que esto no debería ocurrir de nuevo”.

Preguntada sobre si las filtraciones desde Estados Unidos comprometieron la investigación, Rudd no ha querido “ir tan lejos” pero ha señalado que “tienen perfectamente clara la situación y que no debería ocurrir de nuevo”.

Loading...