Inicio Internacional Tico deja la ingeniería para destacar a nivel mundial en el CrossFit

Tico deja la ingeniería para destacar a nivel mundial en el CrossFit

La ingeniería le apasiona, pero el CrossFit le dio un giro radical a su vida y le permitió destacar a nivel mundial. Incluso, este deporte llevó al tico Derek Banks a vivir dos años en el Medio Oriente y gracias a su disciplina, hoy forma parte de un selecto grupo de entrenadores en el orbe.

Irene Castillo es la pareja de Derek Banks y junto a su hija Lara Banks, manejan el box Crossfit Elev8, en Curridabat. Ellos emprendieron y son los dueños de este espacio que se abre camino.

Banks es uno de tres costarricenses que cuentan con certificación como CrossFit Trainer Level 3 (rango superior). Además, es el único centroamericano que integra el CrossFit Seminar Staff (solo 200 en el mundo) y como si fuera poco, su experiencia y conocimiento le abrieron las puertas para ser árbitro de los CrossFit Games en 2021, 2022, 2023 y repetirá en el 2024 (equivale a un mundial).

Cuando mira hacia atrás, aún le cuesta creer que lo que empezó hace 12 años como un pasatiempo, se convirtió en un estilo de vida que incluso le permitió adoptar ahora la faceta de empresario, como propietario del Crossfit Elev8, en Curridabat. Junto a su pareja Irene Castillo y a su pequeña hija Lara, de nueve meses, son la cara de este Box (gimnasio).

Derek sacó la carrera de Ingeniería Industrial y al mismo tiempo se graduó en Educación Física. Siempre le llamó la atención enseñar y probó como educador en una escuela, pero se dio cuenta que ese campo con niños no era el suyo, así que optó por conseguir trabajo en su otra profesión.

En el 2012, con 23 años, descubrió el CrossFit y le gustó tanto, que se empezó a preparar como entrenador. Sacó el nivel uno para ser coach y nunca más paró, al punto que renunció a la empresa en la que se desempeñaba como ingeniero. CrossFit 506 lo contrató, ahí creció y en 2014 se lo llevaron a Kuwait.

“Dejar ingeniería fue un proceso complejo. Empecé a entrenar CrossFit y lo que hacía era ir a clases antes del trabajo y luego, como sabían que soy educador físico, me ofrecieron hacer el proceso para ser entrenador”.

“En ese momento hacía clase a las 6 a. m., a las 7 a. m. para capacitarme, me iba a trabajar y luego a las 5:30 p. m. volvía al gimnasio. Ahí me di cuenta que CrossFit era lo que más me gustaba, me tomó seis meses, pero renuncié a mi puesto y empecé con 506″.

Banks resaltó que en el Medio Oriente hay una especie de armada tica en lo del CrossFit. Esto se debe a que los árabes buscan mano de obra barata y buena, y los ticos ofrecen estas opciones. En su caso, tenía a un amigo que trabaja allá, le abrió las puertas y luego de hacer todos los trámites y varias entrevistas, lo contrataron.

“No sabía cocinar bien, solo como arroz, pollo y huevo, pero me tocó irme a los 25 años y todo salió muy bien. Me ayudó mucho que hablo perfecto inglés y me adapté. Luego de lo de Kuwait, volví a seguir trabajando en 506 y tras de 12 años con ellos, compré una de las sedes”.

Exigente proceso para llegar a la élite del CrossFit

Derek Banks explicó que en este momento hay cuatro niveles para entrenadores de CrossFit en el mundo. El uno da las bases y él lo sacó en 2012, a finales del 2014 llegó al dos y para el 2019 logró escalar al tres, que era la credencial más alta que tenía CrossFit en ese momento.

Quienes obtienen el tres, pueden optar para ser parte del CrossFit Seminar Staff, pero el proceso es extenso y son muy pocos en el mundo los que lo superan, por lo mismo solo hay 200 en total.

Derek Banks tiene 12 años de haber incursionado en el mundo del CrossFit. Él es uno de tres ticos que tienen el grado de CrossFit Trainer Level 3.

“Es muy complicado llegar al nivel tres de entrenador, por eso en Costa Rica solo hay tres personas con este grado. Incluso, en Centroamérica soy el único que es parte del CrossFit Seminar Staff, mientras que en Latinoamérica somos ocho de habla hispana y entre nosotros nos dividimos los seminarios que se imparten en el área”.

Para llegar a este selecto grupo hay que presentar las credenciales que se tienen ante los expertos de CrossFit, si las aceptan, el interesado debe redactar un ensayo explicando por qué quiere ser parte del Staff y luego viene lo más complicado.

“Si uno supera el primer filtro de las credenciales y el ensayo, debe realizar tres entrevistas presenciales para demostrar lo que se vale. En mi caso fue primero en Guatemala y me tocó cubrir todos los gastos para esa primera vez en la que básicamente te conocen como persona”.

“En el segundo te hacen una prueba ya de campo y de avanzar, se tienen una prueba a fondo en la que te miden todos tus conocimientos. Ahí te dicen si pasas, si mejor debes repetir el proceso o si te descartan. A mí me aceptaron a la primera, fue en 2019″.

Gracias a que es parte del Seminar Staff, a Banks lo invitaron en el 2021 a ser parte de los CrossFit Games (Mundial de la disciplina) como árbitro. Esta fue una puerta que abrió y nunca más se le cerró, al punto que lleva tres participaciones al hilo y ya lo confirmaron para el 2024.

La competencia serán en Texas, del 8 al 11 de agosto. Ahí estarán los mejores 40 atletas y será un megaevento, en el que un tico estará representando con orgullo al país como réferi.