Una crisis sanitaria amenaza a los rohinyás refugiados en Bangladés

Médicos sin Fronteras y la ONU alertan del peligro de una crisis sanitaria en los campos de refugiados habilitados para los ciudadanos de esta minoría étnica represaliada en Birmania.

Noticias (1)

Vídeos (1)

Tras escapar del Ejército birmano, huir durante días bajo la lluvia y llegar a otro país a vivir en donde pueden, los rohinyás sufren ahora la amenaza de la enfermedad, según organizaciones de salud y la ONU, que alertan de que en los campos de refugiados puede haber una crisis sanitaria.

Más de tres semanas después del inicio del éxodo de rohinyás desde Birmania (Myanmar), los 412 000 refugiados que han llegado a Bangladés huyendo de la violencia viven en unas condiciones que son insostenibles en el tiempo.

“No estoy seguro que el mundo sea consciente del nivel o de la gravedad de la crisis aquí”, indicó el coordinador de Emergencia de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), Robert Onus, a unos pocos metros de la entrada del campamento de Balukhali.

El responsable de MSF subrayó que las condiciones en los campamentos son “muy precarias”, con tiendas montadas con “una lona de plástico y unos palos de bambú” y sobre todo sin acceso a agua limpia y a baños.

Campaña de vacunación

Alrededor de 150 000 rohinyás menores de 15 años están siendo vacunados en el marco de una campaña de inmunización contra el sarampión, la rubeola y la poliomielitis en 68 asentamientos de refugiados situados en Bangladés.

La campaña, que se extenderá durante una semana, está encabezada por el Ministerio de Sanidad bangladeshí y cuenta con el apoyo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Loading...