Inicio Internacional Warner Rojas ve un peligro mortal a menos de 100 metros de...

Warner Rojas ve un peligro mortal a menos de 100 metros de su campamento en el monte Manaslu: avalanchas

El montañista tico empezó a su aclimatación en el Monte Manaslu

Son las 12 medio día en el campo base del Monte Manaslu a 4700 metros sobre el nivel del mar (msnm) y a menos de 100 metros de su tienda, el montañista costarricense Warner Rojas puede escuchar y observar las avalanchas que descienden lentamente desde lo alto de la montaña.

En los videos parecen pequeños deslizamientos, aunque Warner advierte que en lo alto la nieve se está moviendo y deben estar muy atentos, esperando que ninguna avalancha pase cerca del campamento que en este momento alberga a 600 expedicionistas que esperan a fin de mes hacer cumbre en lo alto del Manaslu de 8.164 msnm, el octavo pico más alto, situado en Los Himalayas.

Warner Rojas recibe ‘bendición’ de los dioses para desafiar la muerte en la montaña

La temperatura de 5 grados celsius, así como la lluvia y la nieve obligan a los montañistas a refugiarse en sus tiendas y esperar que el tiempo mejore. El panorama no es alentador para el costarricense que inició la aclimatación realizando la rotación en la montaña.

Es decir, ha estado subiendo y bajando del campamento base (4.700 msnm) hasta los 5.800 metros con el fin de generar una gran cantidad de glóbulos rojos en su organismo, para alcanzar la cumbre sin asistencia de oxígeno y sin asistencia de sherpas, en una expedición no comercial.

“Estuvo nevando y lloviendo mucho en el campo 1 y hay reportes de hasta 60 centímetros de nieve en lo más alto de la montaña. Este año hay un fenómeno que hace que se tenga una temperatura no muy baja para una montaña de este tamaño y eso hace que la nieve no se adhiera bien al hielo y eso podría provocar avalanchas como las del 2012, que mató a varias personas”, explicó Rojas.

Aunque Warner Rojas y sus compañeros de expedición aún no han llegado a los 6.000 msnm, tienen claro que deben tener mucho cuidado cuando salen a realizar sus rotaciones en el Monte Manaslu.

Lluvia y nieve

Aunque Warner y sus compañeros de expedición aún no han llegado a los 6.000 msnm, tienen claro que deben tener mucho cuidado cuando salen a realizar sus rotaciones en la montaña, pues el paisaje cambió y de observar rocas y piedras, ahora todo lo cubre un manto blanco por la nieve.

“Tengo un amigo venezolano, Marco Castillo, quien me acompañó a una expedición a Perú este año y es muy metódico en cuanto al clima y las temperaturas. Me ha estado enviando información y me advirtió que esta temporada hubo deshielos masivos en Pakistán, Irán, Kazajistán, por lo que debemos tener mucho cuidado, paciencia y tomar decisiones inteligentes”, confesó Rojas.

Warner Rojas regresa a los Himalayas y enfrenta uno de sus mayores retos, incluso su vida corre peligro

“El clima no ha ayudado. En los últimos tres días ha dejado de llover y en las partes altas hay mucha nieve acumulada y no nos ha dejado avanzar y también es un poco peligroso. Esperamos en las próximas horas salir a hacer la segunda rotación y a final de mes intentar la cumbre. Desde donde estamos hemos visto un par de veces la montaña y luego la cubre la neblina y empieza a llover”, dijo.

Warner añadió que hace un par de días tuvo problemas estomacales, por lo que se ha cuidado más en las comidas para evitar otros contratiempos de salud, pues requiere de todas sus energías para afrontar el ascenso final a la montaña y debe estar preparado para hacerlo sin oxígeno.

“Al no usar oxígeno complementario, el frío se siente mucho más, se va mucho más despacio en la caminata. Hay partes del cuerpo que serán mucho más sensibles y pueden ocurrir congelaciones de dedos, nariz u orejas, o bien la falta de oxígeno puede causar un edema cerebral e incluso la muerte”, afirmó Rojas.

El escazuceño fue el primer costarricense en coronar la cima del Monte Everest, la montaña de mayor altura en el planeta con 8.848 msnm, el 24 de mayo del 2012. Warner espera volver al Everest el próximo año para una segunda incursión, por lo que se prepara en Los Himalayas.

Publicidad