”A los españoles les gustan los bonos. A los alemanes, la bolsa”

“¿Por qué los inversores españoles siguen temerosos, fruncen el ceño cuando se habla de bolsa? Por miedo: pesa más lo malo que lo bueno ¿Por qué el miedo? Por la escasa cultura financiera. Por ello, hable con sus hijos de finanzas, de sexo, de dinero. Hable con sus hijos. El diálogo siempre es saludable. La incultura es la culpable de la merma de muchos puntos en el PIB nacional. La población española adulta ha permanecido escolarizada casi 10 años de su vida, de media, frente a los cerca de 12 años que han pasado los habitantes de otros países de la OCDE. Lo dice un estudio del BBVA (MC:) Research y la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), que nos sitúa a la cola en una lista de 22 estados de nuestro entorno (somos los penúltimos, por delante de Portugal) en tiempo de formación académica y que da muchas claves también sobre hasta qué punto la educación puede contribuir al desarrollo económico de un país. Los investigadores han calculado que cada año de escolarización adicional aumenta la productividad media en un 10%, supone aproximadamente un 30% más de renta per cápita y representa seis puntos menos en la tasa de paro. Los años de escolarización pueden explicar un 80% de la variación en el PIB por persona en edad de trabajar…”, me dice un viejo lobo de mar de la Bolsa española que me envía el siguiente apunte:

Escribe Funds People que un estudio reciente de InstitucionalFundSales ha detectado una serie de diferencias a la hora de asignar dinero a fondos de gestoras internacionales dependiendo de si el selector tiene nacionalidad española o alemana.

La primera diferencia radica en la utilización de la jurisdicción de Luxemburgo como plataforma en la que constituir y comercializar los fondos. InstitucionalFundSales ha detectado que los inversores alemanes son más activos que los españoles en este campo: “Pese al impuso que está tomando este tipo de iniciativas, vemos que el institucional alemán mantiene en ese domicilio activos en fondos de terceros equivalentes al volumen doméstico, mientras en el caso Ibérico no llega, aún, al 10% del patrimonio”, indican los autores del informe.

Otra diferencia notable tiene que ver con la elección de estrategias de gestión activa o pasiva: la región Iberia está por detrás de la media europea en inversión en estrategias activas (71,5% frente al 77%), pero en términos relativos su apuesta por la gestión pasiva es superior (28,5% frente al 23%). La situación en Alemania es exactamente la contraria: el 84% de los institucionales germanos apuesta por los fondos de gestión activa, mientras que sólo el 16% ha elegido fondos de gestión pasiva.

1

1

Asignación de activos

En cuanto a la propia asignación de activos, una de las diferencias que resalta el estudio atañe a la creencia común de que tanto alemanes como españoles suelen tener a la renta fija como su activo favorito a la hora de realizar una mayor asignación de capital. Pues bien, esto es una verdad a medias: la renta fija sí es la opción favorita de los inversores españoles, con un peso medio del 40,7% en las carteras institucionales, frente al 36,3% a renta fija, el 12,5% a activos alternativos y el 10,5% a otras clases de activos (incluyendo materias primas y metales preciosos).

Este dato refleja que la inversión española en bonos está bien por delante de la media en Europa, con una asignación del 33,5%; curiosamente, la inversión en alternativos también supera a la media europea, del 9,8%. No obstante, desde InstitutionalFundSales aclaran que “en la inversión en vehículos de retorno absoluto y alternativos líquidos los institucionales ibéricos llevan la delantera por escaso margen, y posiblemente se reducirá aún más debido a la aceleración del interés y captaciones en los últimos meses”.

En cambio, el grueso de las inversiones en carteras alemanas están en renta variable, con un 42,4% del total. Se trata de una proporción incluso superior a la media europea, que es del 40%. En segundo lugar figura la inversión en bonos (26,5%), en otras clases de activos (21,6%) y, finalmente, en alternativos 9,5% (ver cuadro).

Si aplicamos la lupa a cada una de las categorías por clases de activo, se pueden observar algunas diferencias más. Por ejemplo, dentro de renta variable los alemanes prefieren jugar en casa: la asignación a renta variable alemana en cartera es de 5,99%. Los otros dos segmentos favoritos dentro de la clase de activo son los fondos de renta variable europea de gran capitalización (5,32%) y de renta variable global de gran capitalización (4,09%). En cambio, los institucionales españoles prefieren repartir sus asignaciones a renta variable o bien a activos estadounidenses (8,09%) o a fondos que invierten en acciones europeas de gran capitalización (6,13%) o, en su defecto, a grandes capitalizadas de la zona euro (3%). En todo caso, tanto los inversores españoles como los alemanes muestran en este sentido tendencias similares a la media europea (ver gráfico).

El top 3 de asignaciones a bonos muestra en cambio un grado de similitud elevado. La categoría Bonos EUR Corporativos es la más popular en ambos casos, si bien la proporción española es casi cuatro veces superior a la alemana (12,05% frente al 3,82%). Los inversores españoles además prefieren fondos de gestoras internacionales que inviertan en bonos europeos diversificados a corto plazo (3,25%) y en bonos corporativos europeos también a corto plazo (3,09%), mientras que los inversores alemanes siguen apostando por deuda soberana a pesar de los bajos rendimientos (2,99%) y por bonos europeos diversificados (2,13).

Finalmente, un vistazo a los fondos que invierten en otras categorías ofrece mayor variedad de resultados. Los institucionales españoles han elegido fondos de gestoras internacionales que invierten en estrategias de deuda long/short, market neutral o monetarios. En cambio, los alemanes prefieren los mixtos flexibles, el retorno absoluto o incluso los fondos de vencimiento definido (ver tabla).

2

InstitutionalFundSales es una entidad que facilita la actividad comercial de las gestoras de fondos, al proporcinonarles datos sobre la posición de inversores institucionales en fondos de terceras gestoras y permitir el análisis de las posiciones en fondos de terceros por cartera, cliente, categoría y competidor. Suele publicar con frecuencia anual la lista de los fondos de gestoras internacionales más presentes en las carteras de fondo a terceros de inversores institucionales.

Loading...