Acciones de Netflix: ¿Compro o vendo?

Las acciones de Netflix (NASDAQ:) han generado retornos verdaderamente espectaculares para los inversionistas. En junio de 2012, la empresa cotizaba por debajo de 10 dólares por acción, mientras que actualmente se encuentra en la zona de los 158 por unidad, esto significa un retorno de más del 1250% a lo largo de cinco años. Ofreciendo una perspectiva similar, en los últimos 12 meses las acciones de la compañía han ganado más de un 70%.

Por otro lado, la performance pasada no garantiza resultados futuros, y las acciones cotizan actualmente cerca de sus máximos históricos. ¿Es un buen momento para invertir en Netflix?

Una película electrizante

Las ventas de Netflix en el primer trimestre de 2017 alcanzaron los 2.637 millones de dólares, lo cual representa una tasa de crecimiento del 34,7% contra el primer trimestre de 2016. La compañía cuenta con 98,75 millones de suscriptores en su servicio de streaming, ganando 4,95 millones de usuarios nuevos en el trimestre.

En los Estados Unidos, el negocio está madurando, lo cual implica mejoras en los niveles de rentabilidad y una desaceleración en las tasas de crecimiento. El margen de contribución en ese país fue del 41,2% sobre ventas en el trimestre, un aumento considerable contra el 35,5% de la facturación en el mismo trimestre del año anterior.

Los mercados internacionales aportaron 3,53 millones de usuarios nuevos, es decir, más del 70% de los nuevos usuarios de Netflix en el período. Por otro lado, el margen de contribución en este segmento fue comparativamente bajo, del 4,1%, y el equipo directivo e la firma espera un margen negativo del 2,5% para mercados internacionales en el segundo trimestre del año.

Netflix está apostando con fuerza a los contenidos originales, y esto ha traído grandes beneficios para la compañía en términos de captar nuevos suscriptores y diferenciar su plataforma en un mercado que muestra competencia en aumento. Por otro lado, el contenido original demanda grandes inversiones que presionan sobre la rentabilidad, y la empresa anticipa que el año 2017 va a cerrar con un flujo de caja libre negativo en la zona de los 2.000 millones de dólares.

Riesgo y niveles clave

La presión competitiva en la industria se encuentra en aumento, ya que grandes jugadores del mercado tecnológico como Amazon (NASDAQ:), Google (GOOG) (NASDAQ:) y Apple (NASDAQ:) están ampliando su presencia en negocios relacionados con video online. Además, las compañías tradicionales en la industria de TV están incursionando en el mercado para diversificar su modelo de negocios.

En términos de monitorear los riesgos de una posición en Netflix, es importante seguir de cerca la capacidad de la firma para sostener sus tasas de crecimiento en un contexto de mayor competencia en el mercado.

Incluso más importante, la valuación de las acciones refleja expectativas agresivamente demandantes. Dado que los márgenes de ganancias están en plena evolución, y Netflix genera flujos de caja negativos, resulta extremadamente complejo analizar la valuación en términos de ganancias o flujos de caja, lo cual en principio pone de manifiesto un factor de riesgo considerable.

Tomando como variable fundamental las ventas de la compañía, Netflix cotiza a un ratio precio-ventas de 7,3 veces la facturación del último año. Esto es más que el triple de la valuación promedio para compañías en el índice , en la zona de 2,3.

El ratio precio-ventas ubica a la firma de streaming en un rango similar al de las compañías tecnológicas más atractivas en el mercado. En caso de que sus tasas de crecimiento no estén a la altura de lo que esperan los inversores, el precio de compra no permite amortiguar las malas noticias.

En lo que respecta a la acción de precios, entre enero y abril de 2017 las acciones de Netflix consolidaron una amplia base en la zona de 140 dólares por acción, para luego emprender un impulso alcista que llevó al activo a marcar nuevos máximos históricos en la zona de 166,87. Posteriormente, se observa un ajuste de precios que por ahora ha encontrado soporte en la zona de 150 dólares.

En caso de retomar la senda alcista, un primer objetivo de importancia sería la recuperación de valores máximos en cercanías de los 167 dólares por acción. En caso contrario, una ruptura bajista por debajo de 150 dólares podría encontrar soporte en la base de 140 dólares por unidad.

¿Compro o vendo?

Netflix es una compañía única en cuanto a su potencial de crecimiento a mediano plazo, ya que lidera un segmento especialmente atractivo como lo es el streaming online de video. En el mismo sentido, estrategias como un mayor énfasis en contenidos propios han demostrado que el management de la compañía comprende los principales factores de éxito en el mercado y sabe cómo capitalizarlos en su favor.

El crecimiento de ventas es formidable. Por otro lado, si bien los márgenes de rentabilidad están mejorando, el negocio continúa quemando efectivo, y las inversiones en contenidos seguramente seguirán presionando sobre las ganancias y flujos de caja de la compañía en los próximos años. Adicionalmente, el precio de las acciones no deja demasiado margen para decepciones en cuanto a la performance del negocio.

Esto significa que Netflix es una alternativa de inversión exclusivamente indicada para inversionistas de alto crecimiento que estén dispuestos a pagar precios demandantes a cambio de un potencial explosivo de expansión. Considerando tanto potencial de ganancias como nivel de riesgo, la firma ofrece altas dosis de ambas variables.

Fuente: DIF Markets

Post Original

Loading...