ArcelorMittal se catapulta al frente del Ibex al abandonar números rojos

14

ArcelorMittal ha regresado a beneficios y la lluvia de órdenes de compra no se ha hecho esperar. La acerera ha dado cuenta de ganancias por 1.669 millones de euros a cierre del ejercicio 2016 frente a las pérdidas de 7.457 millones de un año antes, lo que se ha traducido en avances del 8,6% al frente sin rival del Ibex 35.
 
El presidente de la metalúrgica, Lakshmi N. Mittal, ha explicado que el pasado ejercicio ha sido de “considerables avances” para la compañía gracias a la mejoría de la coyuntura de mercado y los primeros frutos del plan estratégico con destino en el año 2020. Asimismo, el primer ejecutivo de la multinacional cotizada en Madrid y otras Bolsas europeas ha subrayado el positivo impacto de “la adopción de medidas por parte de diversos gobiernos para hacer frente a las prácticas comerciales desleales”, las conocidas como normas antidumping.
 
La cifra de negocio de ArcelorMittal a lo largo del año ha ascendido a 56.791 millones de dólares, moneda en la que publica sus cuentas la compañía y que se traduce en unos 53.294 millones de euros al cambio de divisas. Esta cifra implica un retroceso del 10% con respecto a la facturación obtenida un año antes. Sin embargo, el resultado bruto de explotación ha alcanzado los 6.255 millones de dólares, unos 5.869 millones de euros y un 19% más.
 
A pesar de la mejoría registrada en sus cuentas, la metalúrgica ha anunciado que no abonará dividendo con cargo a sus cuentas del ejercicio 2016. En este sentido, la compañía prima la conservación de caja para acceder al grado de inversión en el rating que le otorgan las agencias de calificación crediticia. “El consejo consideró apropiado continuar usando el superávit de liquidez para el desendeudamiento”, ha explicado el primer ejecutivo de la firma.
 
En línea con este propósito, la compañía ha anunciado que su deuda neta se ha reducido en un 29,3% a lo largo del pasado ejercicio, lo que supone casi un tercio menos que al arranque del año. La partida se ha reducido desde los 15.700 millones de dólares hasta los 11.100 millones de dólares, unos 10.374 millones de euros.