Arranca la cita de Jackson Hole

Tal y como esperábamos, ayer se impuso la recogida de beneficios en las bolsas europeas, en una sesión en la que muy pocos sectores fueron capaces de cerrar en positivo. Así, los principales índices, tras llegar a ponerse en positivo poco después de la apertura, terminaron por girar a la baja, pasándose el resto de la jornada en terreno negativo. En esta ocasión, las publicación en la Zona Euro de unas mejores de lo esperado lecturas preliminares de agosto de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas y de los servicios, terminó siendo contraproducente para los mercados de renta variable europeos al propiciar un nuevo repunte del euro frente al dólar. Este hecho, sin embargo, fue positivo para los valores relacionados con las materias primas y los metales, especialmente para las grandes compañías mineras que cotizan en Londres que, tras haber iniciado la sesión a la baja, giraron al alza impulsadas por la debilidad del dólar, que siempre “juega a favor” de los precios de estos productos.

Otros sectores que se comportaron bien ayer fueron el del , también gracias al giro que dio al alza durante la jornada el precio de esta materia prima, y el de los automóviles. Por el contrario, el sector de media fue el que peor lo hizo, lastrado por la fuerte caída que experimentó la compañía británica del sector WPP (LON:), una de las mayores, que revisó a la baja sus expectativas de resultados debido a la debilidad, según dijo, de la demanda de productos básicos de consumo que estaba impactando negativamente en el negocio publicitario. El sector bancario, que el día precedente se había aprovechado de la caída de los bonos y del consiguiente repunte de sus rentabilidades, ayer se vio nuevamente impactado por el mismo factor, pero en esta ocasión en sentido contrario, ya que los precios de los bonos se revalorizaron durante la jornada, mientras sus rentabilidades bajaron.

Wall Street, por su parte, inició la jornada a la baja lastrado por un “nuevo lío” en Washington, provocado por las declaraciones estridentes y en “clave electoral” que realizó el día precedente el presidente Trump durante un mitin en Arizona. En ellas Trump se mostró partidario de acabar con el tratado NAFTA, que está renegociando con Méjico –el peso y el mercado mejicano se vieron penalizados ayer por estas palabras- y Canadá, y de cerrar el Gobierno Federal por falta de presupuesto si no lograba la financiación para la construcción del “muro” en la frontera mejicana. Pensábamos que el presidente había recibido “un baño de realidad” tras meses en la Casa Blanca, pero todo apunta que su estrategia para salir del aislamiento político al que está sometido en Washington, tanto por su partido, el Republicano, como por el partido Demócrata, pasa por apoyarse en sus bases más fieles dándoles algo “da carnaza”. Esperemos que estas declaraciones se “las termine llevando el viento”.

Así, y durante toda la sesión los principales índices bursátiles estadounidenses mantuvieron las pérdidas, con casi todos los sectores en negativo. El repunte de los bonos benefició a sectores que como el de las inmobiliarias patrimonialistas se benefician de la caída de las rentabilidades o que como el de las utilidades, compiten directamente con la renta fija por el favor de los inversores. También cerró al alza el sector energético, apoyado en el repunte del precio del crudo como consecuencia de una nueva caída de los inventarios semanales de este producto en EEUU –ver sección de Economía y Mercados-.

hoy esperamos que continúen los goteos en los mercados bursátiles europeos cuando abran por la mañana, más por falta de nuevos catalizadores que los impulsen al alza que por otra cuestión. Además, da la sensación que muchos inversores dudan del sentido que van a adoptar las bolsas en el corto plazo, por lo que prefieren mantenerse al margen de los mercados por el momento. Este factor y el hecho de que muchos agentes del mercado e inversores sigan de vacaciones provocan que la actividad esté siendo muy reducida y que los índices se muevan sin una clara dirección.

Además, a partir de hoy se inicia el “tan esperado” simposio que organiza anualmente la Reserva Federal de Kansas en , y en el que el “plato principal” son las intervenciones mañana (T:) viernes del presidente del BCE, Mario Draghi (hablará a las 21:00 CET), y de la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen (hablará a las 16:00 CET). Los inversores siguen esperando que ambos dirigentes aprovechen esta tribuna para adelantar los próximos movimientos en materia de política monetaria de las instituciones que dirigen. Nosotros, como ya hemos señalado en anteriores comentarios, no esperamos gran cosa de sus intervenciones ya que creemos que van a mantener una actitud prudente, casi a la defensiva, para evitar desestabilizar unos mercados que actualmente muestran cierta fragilidad. No obstante, habrá que estar muy atentos a lo que digan directamente y a lo que dejen entender cuando hablen mañana.

Por lo demás, destacar que en la agenda macro del día destaca la publicación de los datos finales del PIB español del 2T2017 y del todavía preliminar del PIB británico del mismo periodo. Por la tarde, y ya en EEUU, se darán a conocer las cifras de desempleo semanales y las de las ventas de viviendas de segunda mano del mes de julio. ayer este mismo dato pero correspondiente a las viviendas nuevas sorprendió a la baja. En este sentido, señalar que los analistas del sector achacan esta caída a los elevados precios que están alcanzando estas viviendas, que “echan” del mercado a muchos potenciales compradores. En principio no creemos que ninguna de estas cifras vaya a tener impacto en el devenir de las bolsas durante la sesión.

Loading...