Carteras conservadoras para bolsistas irredimibles

Seguimos en “pánico comprador”, concepto del cual ya les hablé , pero a la vez, pudiera haber un proceso de distribución en marcha y quizá en algún momento tengamos un susto.

Otra cosa es si el apretón está próximo o falta tiempo. Sinceramente ni usted ni yo lo sabemos. En realidad nadie lo sabe salvo los directores de los bancos centrales: son los que tienen la llave. La distribución en las bolsas estadounidenses está en marcha, pasando las acciones de los institucionales a los minoristas.

La batería de datos macros sigue siendo alcista (empleo, , , , ) y mientras la macro acompañe hay que invertir pro-ciclo. Pero en algún momento y quizá de forma inesperada –como siempre- los mercados se giren. Recuerde además que algunas veces primero cambia la tendencia y luego aparecen los fundamentales que lo justifican. Con el análisis de datos macro –que es la herramienta más objetiva que disponemos- vamos siempre un paso por detrás de los mercados (quizá con la excepción del leading indicator).

Si viene el susto, el inversor tradicional ya espera que le hablen de mercado monetario, de renta fija a muy corto plazo o de depósitos al ceronada hasta que escampe. Pero qué pasa con los bolsistas irredimibles que blanden la cruz ante la renta fija. Los siemprealcistas que invierten a largo plazo, los que asumen que la duración de los ciclos premia la permanencia en el mercado (aprox. 2,7 años buenos por cada año malo) y los que no gustan de las estrategias de market timing (entradas y salidas tácticas frecuentes).

Si usted pertenece a esta categoría: equity only, largoplacista y siempre invertido, está de enhorabuena: tengo dos carteras que cumplen sus expectativas; es más; hasta podrían ser complementarias.

Primera opción: acciones de Berkshire clase B (NYSE:)

¿No está cansado de que le ofrezcan multitud de fondos de autor que invierten “como” Warren Buffet? La inversión en valor está de moda y la industria de fondos llena de aprendices de Buffet. Mi opinión es que si a usted le encaja esta tipología de inversión vaya al original y compre las acciones de Berkshire directamente. Ya no invertirá “como” Warren Buffet, sino “con” Warren Buffet (por si alguno de ustedes no está al corriente Berkshire es una compañía de seguros que Buffet utiliza como vehículo de inversión a través del que invierte en bolsa).

Los últimos datos financieros disponibles indican un crecimiento de ventas anualizado del 7.10%, de Ebitda del 6.50% y del BPA recurrente del 7.30% (todo en promedio últimos tres años). Un ROE (rentabilidad fondos propios) del 8.25% y un ROA (rentabilidad sobre activos del 3.69%), P/E del 17.94x y un valor de empresa sobre Ebitda del 9.18x (fuente gurufocus). Sepa que su mayor inversión hoy, es con diferencia Apple (NASDAQ:). Gráfico mensual desde 1998 de Berkshire trazando una tendencia alcista desde 2009.

A propósito de Buffet, en su última reunión anual de accionistas hizo algo que pocos gestores se atreven: hacer públicos sus grandes errores: no entrar en Amazon (NASDAQ:), no entrar en Google (NASDAQ:) y citó dos inversiones que tampoco han sido maravillosas: IBM (NYSE:) y Wells Fargo (NYSE:)

Quiero destacar una de sus geniales afirmaciones en esta reunión: “cuando muera, creo que las acciones de Berkshire subirán, y si caen estoy seguro de que el consejo de administración aprobará una compra de acciones para aprovechar los precios bajos”. Genio.

¿Por qué incluyo a Berkshire como inversión conservadora para inversores bursátiles? Porque a largo plazo nunca falla y porque no invierte en aventuras: solo negocios sólidos que conocen a la perfección y que cuentan con ventajas competitivas sobre sus competidores. ¿Por qué la clase B? Porque la clase A, salvo que usted sea del mismo Bilbao es muy poco accesible: cotiza a más de 245.000 dólares. Un minucia como comprar 10 accioncillas de la clase A cuesta cerca de 2.5 millones de dólares.

Segunda opción: PowerShares Low Volatility Portfolio ETF (NYSE:)

En este ETF se unen dos conceptos ganadores: el índice más importante del mundo que engloba a las 500 mayores empresas de Estados Unidos, el y dentro de éste selecciona los 100 valores con menor volatilidad.

Este ETF le permite estar en el mejor de los mundos porque su correlación con el S&P 500 en cuanto a rentabilidad es alta, pero a la vez, cuando vengan caídas, van a ser forzosamente menores. El ETF rebalancea su cartera de forma trimestral en febrero, mayo, agosto y noviembre. En el gráfico semanal tienen en rojo el ETF y en negro el S&P 500, la correlación actual es del 0.95. Vean que en las caídas recientes, en 2015 y 2016, los recorridos bajistas del SPLV son más reducidos que en el índice.

Les decía antes que incluso pueden ser estrategias complementarias:

Loading...