Clínica Baviera estrena representante de los March a las puertas de su retirada

Clínica Baviera estrena consejero en representación de Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de la saga March. Mientras los banqueros mallorquines ultiman su estrategia para hacer caja con su participación en el grupo de clínicas oftalmológicas, su cabeza visible en la cúpula directiva de la compañía dimite del puesto.
 
El comunicado remitido por Clínica Baviera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) justifica este relevo en la atención que al hasta ahora consejero Javier Fernández Alonso le van a requerir sus “nuevas responsabilidades dentro de Corporación Financiera Alba”, sin dar más detalles al respecto. Así, el dominical ha sido relevado por Pablo Gómez Garzón.
 
Una vez presentada y aceptada la dimisión del abanderado de los March, el grupo clínico de origen valenciano ha dejado constancia del agradecimiento a su “enorme dedicación e intenso trabajo”. En esta última también ocupaba un asiento en la comisión de nombramientos y retribuciones, que ahora ha validado el nombramiento por cooptación de su sucesor, y en el comité de auditoría de la sociedad.
 
Este relevo deberá someterse a la ratificación de los accionistas en la próxima junta general que celebre el grupo, como es habitual en estos casos. Además, el consejo ha designado al consejero Tomás Hevia Armengol para la comisión y el comité de los que participaba el dimitido. Él es también representante del brazo inversor de los March, y representa sus intereses también en el consejo de la constructora ACS.
 
Hace poco menos de un mes, trascendió que tanto los March como la saga Serratosa había dado mandato a Rothschild para que les buscase posible recambio en el capital de Baviera. En este sentido, tal y como han reconocido los primeros al supervisor, su participación ronda el 40%, con lo que su venta supondría el lanzamiento de una oferta pública de adquisición (OPA) por el 100% del capital de la valenciana.
 
Ante este panorama, los posibles vendedores -entre los que no se encuentra ni el presidente Eduardo Baviera ni su antecesor en el puesto- explicaron que “no se ha tomado ninguna decisión ni alcanzado ningún tipo de acuerdo”, si bien reconoció que “se han recibido diversas expresiones de interés de potenciales compradores”. Desde Expansión se señaló hacia el grupo especializado chino Aier Eye Hospital, que ya habría contratado la asesoría legal del bufete Uría Menéndez para avanzar hacia la compra que, muy posiblemente, comportaría una lluvia forzosa de millones al punto de recomendar la suspensión de negociación del valor por la que optó la CNMV el pasado 27 de diciembre.
 
Las acciones de Clínica Baviera encajan la segunda parte de la sesión bajista de este lunes con un fuerte castigo inversor que supone la pérdida de más de un 2,5% de su capitalización. A la espera de que se concrete o cancele la retirada de algunos de los nombres más ilustres de su núcleo duro de accionistas, la compañía acumula una revalorización del 15% en Bolsa desde que se dio a conocer esta posibilidad.

Loading...