Corea del Norte vuelve a recuperar protagonismo en el mercado

Los inversores en los mercados financieros europeos interpretaron ayer que el Banco Central Europeo (BCE) terminará siguiendo los pasos que está dando la Reserva Federal (Fed) para retirar sus estímulos monetarios, por lo que actuaron en consecuencia.

Así, optaron por vender bonos, cuyas rentabilidades “picaron” al alza, deshacerse de los valores de corte defensivo, lo que llevó a las utilidades y a las compañías de telecomunicaciones a ceder posiciones durante la jornada, y a apostar claramente por los bancos y las aseguradoras, los dos sectores que, junto con el del y el de los automóviles, tuvieron durante la sesión un mejor comportamiento relativo.

Todo ello, y dado el elevado peso relativo en los índices bursátiles europeos de los sectores que mejor lo hicieron ayer, permitió a éstos cerrar la jornada con ligeros avances. La apertura negativa de Wall Street no fue impedimento en esta ocasión para ello. Como esperábamos, y como consecuencia del “ruido” que están generando los secesionistas catalanes, el volvió a quedarse rezagado, cerrando la jornada prácticamente plano.

Por su parte, la fuerte revalorización experimentada por el tras conocerse que la Fed mantenía “abierta de par en par” la posibilidad de volver a subir sus tipos de referencia este año pesó ayer en el comportamiento de los valores relacionados con las materias primas y los metales, tales como las compañías mineras y las siderometalúrgicas, que se vieron arrastradas a la baja por la caída de los precios de estos productos, que mantienen una elevada correlación inversa con la divisa estadounidense.

Wall Street, por su parte, tras varios días de marcar sus índices máximos históricos de forma sucesiva, sufrió ayer la toma de beneficios de los inversores más cortoplacistas. En este mercado fueron también los sectores financiero e industrial los que mejor comportamiento mantuvieron, en un movimiento de continuación del iniciado tras conocerse las intenciones de la Fed en materia de política monetaria tras la reunión celebrada el martes y el miércoles pasados por su Comité de Mercado Abierto (FOMC).

Por el contrario, sectores defensivos como el de la sanidad (éste está siendo penalizado nuevamente por la posibilidad de que los Republicanos saquen adelante una nueva ley sanitaria en el Senado, que sustituiría al Obamacare, algo que genera incertidumbre en el sector), el de las telecomunicaciones o el de productos básicos de consumo fueron los que peor se comportaron. Las acciones de Apple (NASDAQ:) (-1,7% en la sesión), por su parte, siguieron siendo castigadas por el “fiasco” que ha supuesto la detección de algunos problemas de conectividad de su nuevo reloj, justo antes de ponerlo a la venta.

Hoy el protagonismo en los mercados lo ha recuperado el líder norcoreano, Kim Jong Un, que, a través de su ministro de Exteriores, Ri Yong Hoha, ha amenazado en Nueva York con lanzar una bomba de hidrógeno al océano Pacífico, algo que de llevarlo a cabo supondría un hecho sin precedentes y podría conllevar una dura respuesta, no sabemos si incluso militar, por parte de EE.UU. y sus aliados en la región: Japón y Corea del Sur.

Este “factor” ha pesado en el comportamiento de las bolsas asiáticas esta madrugada y en los futuros de los índices estadounidenses, siendo muy factible que provoque una apertura ligeramente bajista de las bolsas europeas.

Por lo demás, la sesión será intensa en lo que a la publicación de datos macroeconómicos hace referencia, destacando la de las lecturas preliminares de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas y de los servicios tanto en EE.UU. como en la zona euro y sus dos principales economías: Alemania y Francia.

En principio se espera que estos indicadores confirmen que las grandes economías desarrolladas occidentales han seguido expandiéndose a un buen ritmo en el tercer trimestre de 2017. Cualquier otra lectura sería muy mal recibida por unas bolsas europeas que se siguen mostrando sin una clara tendencia y por unos mercados estadounidenses bastante sobrecomprados.

Además, señalar que la primera ministra británica, Theresa May, tiene previsto para “presentar” su visión sobre el brexit, algo que será seguido con atención por los inversores para tratar de determinar el impacto que éste puede terminar teniendo a medio plazo en la economía del Reino Unido y en la de la UE en su conjunto.

Por último, destacar que el presidente del BCE, en una conferencia en Dublín (Irlanda). Habrá que estar atentos por si decide “mojarse” y hablar sobre el devenir de la política monetaria en la zona euro.

Loading...