”De la deflación a la inflación en un pispás. Que no le vuelvan loco”

“Para volverse loco. No hace mucho, los analistas y voceros de los mercados nos advertían de la llegada de la deflación a las principales economías del mundo, que es lo mismo que decir al mundo entero. Ahora, amenazan con lo contrario: la inflación ha llegado para quedarse. Y en medio de esta locura de proyecciones fallidas, mis clientes se vuelven locos. Veletas que mueven los vientos huracanados. Muchos han decidido no hacer nada, es decir, pierden dinero mes a mes, trimestre a trimestre, cuando los bancos cobran comisiones por mantenimiento de cuentas abiertas y por respirar. También, por decir Buenos días. Se han perdido las excelencias de un tren alcista de las Bolsas, que vuela como un caballo excitado. Presa del miedo por los medios de comunicación globales (miedo vs medios) que embisten contra Trump no se han percatado que Wall Street rompió barreras al alza y que los medios de comunicación van por un lado y la realidad, por fortuna, por otro. Yo siempre digo que manda la Economía, con mayúsculas. Y la Economía va bien. Comienzan a salir las cuentas en España y en Europa, pese a la presión contraria de los Medios de Comunicación. Buenas noticias para la Bolsa”, me dice uno de los grandes gestores de fondos, que me envía el siguiente enlace a propósito de la inflación:

Después de años de desinflación en los mercados desarrollados, parece que por fin comienzan a formarse presiones inflacionistas. El temor a la deflación que ha predominado en Japón y la zona euro en los últimos tres años comenzó a disiparse a finales de 2016, ya que las promesas de amplias medidas de expansión económica en EE.UU. alimentaron las expectativas de un repunte de la inflación a escala mundial. Las fuerzas inflacionistas se muestran bastante sólidas, especialmente en EE.UU., donde el impulso cíclico positivo se intensifica con la puesta en marcha del programa de expansión fiscal de Trump, y en Reino Unido, donde la depreciación de la divisa afecta a los precios de las importaciones de bienes y servicios. En la zona euro y Japón, el giro en la dinámica de precios es muy evidente, gracias también a los efectos de base que comienzan a manifestarse. ¿Es momento de volver a preocuparse por la vuelta de la inflación?

Monica Defend, directora de Asignación de Activos Global en Pioneer (T:) Investments, “los inversores deberían ser conscientes del nuevo relato sobre la inflación para construir carteras capaces de resistir a este nuevo escenario del mercado”. Según explica, existen cinco factores que están motivando la vuelta de la inflación en el mundo:

Factor inflacionista # 1: Tensión en el mercado laboral de Estados Unidos. La inflación salarial empieza a repuntar en Estados Unidos. La repatriación de las empresas americanas y el gasto en infraestructuras puede poner una presión adicional en el mercado laboral.

1

Factor inflacionista # 2: Incremento de los precios de las materias primas. La previsión para las commodities es positiva. Defend, como muchos otros expertos, esperan que la recuperación de la demanda global siga respaldando el precio de las materias primas. El y los metales preciosos se prevé que tengan un mejor comportamiento que las materias primas agrícolas, mientras que la previsión del precio del crudo es de 60 dólares por barril a finales de 2017.

2

Factor inflacionista # 3: Una política fiscal más acomodaticia. Una desregulación, bajada de los impuestos de sociedades y de la Renta de las Personas Físicas y un mayor gasto en infraestructura pueden ser los motores de la expansión fiscal en Estados Unidos. Se esperan también políticas fiscales acomodaticias en Japón y en la eurozona.

3

Factor inflacionista # 4: La importancia creciente de los componentes del sector servicios. Las tendencias demográficas y una recuperación económica más global, podría apoyar la inflación de servicios, especialmente en los componentes de hogar y de salud.

4

Factor inflacionista # 5: La ida y vuelta de la globalización. El posible aumento de las medidas de proteccionismo y populismo podrían marcar un punto de inflexión para la globalización, que en los últimos 20 años ha generado una caída de los precios y de los salarios.

5

Loading...