“Dejen los despachos. La economía está en atascos, bares, fábricas,…”

“¿Por qué se equivocan tanto los próceres y los bien pagados? ¿Por qué los que ocupan altos cargos y sus adláteres toman la sopa boba haciendo simulaciones, que sólo sirven para engordar sus nóminas? La respuesta es sencilla: viven, comen, incluso juegan al golf (sí, al golf) en sus despachos. No bajan a la calle, a la calle de verdad. Sólo pisan el asfalto cuando bajan del coche conducido por sus mécanicos y guardaespaldas. No han aprendido que la Economía está en la calle, en los atascos, en los bares, en las fábricas, en las agencias de viaje, en los aeropuertos, en los restaurantes, en las playas, en la vida real. La Economía está en todo, menos en los despachos. Otra cosa son las Finanzas, las decisiones y los relojes que marcan la hora, con frecuencia equivocada, de millones de ciudadanos en el mundo. La Madre de Todas las Crisis nació de las entrañas de los despachos de banqueros, que jugaron a todo menos a hacer banca seria y rentable. Banqueros, que en el mismo acto inocularon el veneno de la ambición al resto de la población. Muchos aún sigue presa de ese veneno. Nunca se recuperarán, porque las fantasías del pasado no volverán a ser en el futuro que llega las mismas”.

“Esta desconexión entre mandatarios y mandados (regidos y ordenados por otros), entre Economía Financiera y real, entre realidad y Política explica, que un día sí y otro también, los amaneceres estén plagados de sorpresas para los que deciden el curso de los acontecimientos de una manera u otra. Lo hemos visto en el Popular, con muertos en el jardín y mucha mierda escondida debajo de las alfombras. Sólo unos pocos advertistéis con reiteración lo que sucedía (LACARTADELABOLSA y alguno más), pero no hubo reacción (o falta de influencia). Al final, en cualquier caso, la realidad nos pone a cada uno en nuestro sitio”.

“Lo mismo sucece con la penúltima oleada catastrofista, que más bien es una ofensiva, en el caso del Reino de España, contrael Gobierno, que ahora gobierna en minoría. A mayor número de proyecciones negativas sobre la economía española, menor éxito de las previsiones. Incluso el Banco de España se ha visto a mejorar sus previsiones de futuro. Conforme se agrandan las diferencias y las pérdidas de compostura en el Congreso, más grande es la brecha entre representantes de la ciudadanía y los ciudadanos teóricamente representados. Y luego pasa, lo que pasa: los resultasos electorales no se parecen nada a lo que las encuestas, en su mayor parte, nos quieren hacer ver. Por cierto ¿le han escuestado a usted alguna vez?”.

“El Reino de España se prepara para un récord de contrataciones en este verano, que se acerca. Serán muchos los voceros, incluídos los sindicatos afónicos y cada vez menos influyentes (ya no pintan nada) los que reiteren que el trabajo nuevo es precario y mal pagado, sin considerar que las referencias de un pasado exuberante e irreal, pura fantasía, no son válidas. El trabajo es el que se oferta en cada momento del ciclo económico y no el que nos gustaría demandar. A todos nos gustaría estar en un despacho jugando el golf y cobrando sueldos milmillonarios, por equivocarnos a la hora de emitir juicios y proyecciones de futuro ¿O no?”.

“El Reino de España hace meses que acumula atascos en sus carreteras y en las principales arterias de las principales provincias. Los camiones han vuelto a las carreteras y autovías. Los bares están llenos desde primeras horas de la mañana. El turismo salta de un récord a otro. Las playas están llenas, incluso los días laborables. El comercio se recupera. Las fábricas echan humo. Los jubilados viajan. Los no jubilados, también”.

“En Europa, las fábricas sufren para satisfacer la demanda en marzo. Por eso, las Bolsas suben, pese a todos los pesares y dardos envenenados”.

(De la conversación con uno de mis gurús favoritos)

Loading...