¿Demasiado castigo para Deutsche Bank?

Desde que Deutsche Bank (DE:) completó su ampliación de capital de 8.000 millones de euros en el mes de abril, sus acciones han caído en Bolsa un 12%.

Tres apuntes:

– Respecto al intento de vender su unidad doméstica minorista Postbank, no encontró al comprador ideal. Cryan planea ahora integrarla en el negocio principal, lo que sucede es que esto solo le aportaría un 10%.

– La realidad es que Deutsche Bank tiene una importante exposición a la renta fija, las divisas y las materias primas, que históricamente le representaban el 25% de las ganancias, pero el descenso del trading en los mercados le supuso un jarro de agua fría en el segundo trimestre del año.

– Es uno de los bancos más beneficiados por las ayudas del Banco Central Europeo; no en vano ha recibido del BCE un conjunto de apoyos de liquidez superiores a los 100.000 millones de euros.

Técnicamente hablando, desde abril de 2015 no levanta cabeza. En aquel momento cotizaba a 33,42 euros y desde entonces ha llegado a caer hasta los 9,89 euros (septiembre 2016). Precisamente, en septiembre del pasado año intentó rebotar al alza pero se topó con Fibonacci y su primer nivel, como bien puede apreciarse en el gráfico, y ahí se acabó el intento de subida, volviendo a caer desde entonces.

Me extrañaría bastante que la entidad pudiera hundirse, por lo que seguramente muchos inversores aprovechen para tomar posiciones a precios atractivos y con un horizonte de medio plazo. En este sentido, la zona de 10-10,05 euros podría ser interesante para ello, aunque se corre el riesgo de que el precio pueda ser que no llegue. Un signo de fortaleza pasaría por romper por arriba el nivel de los 19,60 euros.

La Beta de Deutsche Bank es 0,10% de manera que el movimiento de sus acciones sigue la misma dirección que el de su índice de referencia y con menor volatilidad que éste.

Su Var es 0,37% con lo que por cada acción se arriesga un 2,69% diario.

La volatilidad anual registrada a 30 sesiones es del 26,56%, indicando nivel bajo.

Sí, es cierto que también desde abril de 2015 el sector bancario europeo comenzó una fuerte espiral bajista, pero la recuperación fue bastante más sólida y fuerte que la de Deutsche Bank. Es más, la tendencia es alcista.

Loading...