Deutsche Bank estrena un fondo para lanzarse a por los antiguos inversores en depósitos bancarios

Deutsche Bank ha dado un paso al frente en la lucha por captar a los antiguos inversores españoles en depósitos bancarios. La entidad ha sumado fuerzas con Nordea para lanzar un nuevo fondo mixto a resguardo de sobresaltos y giros en el ciclo económico para aquellas carteras más conservadoras que priman la preservación de patrimonio a largo plazo.
 
Los ingredientes que definen el nuevo concepto de inversión por el que opta la sucursal en España del banco alemán combina una cesta de activos procíclicos con otros más resistentes a periodos de contracción económica con el objetivo de aportar un rendimiento anual no garantizado del 3%. Así ha nacido un producto especialmente recomendado para esos inversores que seguían esperando al retorno de los antiguos superdepósitos bancarios que ya “nunca volverán”, como Luis Martín Jadraque, director del centro de inversiones de Deutsche Bank.
 
El lanzamiento del Nordea 2 – Balanced Growth Target Date Fund ha sido presentado como el nacimiento de la filosofía de inversión hygge, léase ‘juga’. Este término de origen danés sirve para definir un estilo de vida fundamentado en la estabilidad, el equilibrio y la sencillez, además del abrigo frente a las posibles inclemencias y ha sido adoptado para el que Cristian Balteo, especialista del producto en el equipo de multiactivos de la gestora Nordea, ha definido como “un fondo todoterreno” y “una inversión para estar tranquilo”.
 
La cartera de inversión de este vehículo de inversión colectiva, cuya comercialización ha arrancado este mismo lunes, se compone a partes iguales de renta fija y variable, con unos pesos que aproximadamente se reparten en cédulas hipotecarias (20%), bonos soberanos (20%), renta variable de países desarrollados (30%) y Bolsas emergentes (10%). El resto de posiciones se completan con cerca de un 15% en divisas y un 5% adicional en efectivo.
 
A pesar de lo novedoso de este fondo, cuyas participaciones pueden suscribirse a partir de 100 euros y a un plazo de siete años de permanencia a cuyo vencimiento se retornan los capitales invertidos más los posibles rendimientos adicionales por encima del 3% anual perseguido, Laura Donzella, responsable de ventas de Nordea Asset Management, ha explicado que este modelo replica el de otros fondos con una trayectoria dilatada y una amplia aceptación en otros países del sur y el corazón de Europa.
 
Para Martín Jadraque, esta estrategia de inversión busca huir del criterio de gestores estrella así como de los cambios bruscos de cartera que se dan en otros fondos más dinámicos. Así, considera que está especialmente indicado para los inversores que buscan preservar su patrimonio y conseguir una rentabilidad estable que cubra el desgaste de la inflación sin entrar en opciones que supondrían un seguimiento más exhaustivo del mercado por parte de los inversores.
 
En este sentido, la cartera de renta fija acumula escasas posiciones en ‘bonos basura’ o de alto rendimiento, así como en activos de renta variable especialmente volátiles. “Buscamos acciones que den la menor cantidad posible de sorpresas”, ha explicado Balteo. Siguiendo este método, en periodos de tres años a partir del año 2009 se obtienen rentabilidades positivas en un 94% de los casos, frente al 70% de la media de su categoría según los parámetros de la casa de análisis Morningstar.
 
Los inversores que acudan a este fondo que se comercializará en exclusiva para las clientes de Deutsche Bank hasta el 6 de marzo deberán asumir una comisión de cierre del 3% en caso de que se retirasen el primer año, una tasa decreciente que desaparece por completo ya al quinto año de inversión.
 

Loading...