Draghi, convertido en protagonista de los mercados

Ayer, casi “sin quererlo”, el presidente del BCE, el italiano Draghi, se convirtió en el principal protagonista de la sesión en los mercados financieros mundiales. Draghi, en su intervención en el simposio de bancos centrales que se está celebrando en Sintra (Portugal), se mostró “optimista” sobre el devenir de la economía de la zona euro y, sobre todo, en relación a la evolución de la inflación en la región.

En este sentido Draghi afirmó que “las fuerzas inflacionistas estaban ahora reemplazando a las fuerzas deflacionistas”, aunque advirtió de que “a medida que la economía repuntaba se necesitaba actuar de forma gradual a la hora de ajustar los parámetros de la política monetaria para asegurarse que los estímulos acompañaban la recuperación”. Además, dijo que la reciente ralentización del crecimiento de la inflación era sólo temporal.

Como suele ocurrir en estas situaciones, los inversores se decantaron por centrarse en una parte de las declaraciones de Draghi, las que realizó sobre la inflación y su evolución futura, dejando de lado el hecho de que volvió a insistir en que la política monetaria acomodaticia del BCE iba a continuar por mucho tiempo y que su retirada sería muy gradual, sin precipitaciones. Aún así, los mercados quisieron interpretar que “el inicio del fin” de las mencionadas políticas estaba cerca y reaccionaron en consecuencia.

Los bonos europeos cayeron con fuerza –no lo habían hecho así desde diciembre de 2015-, disparándose sus rentabilidades al alza. El euro, por su parte, se fortaleció con respecto al dólar, situándose en su nivel más alto de las últimas semanas. En las bolsas, los valores defensivos como las utilidades o las telecomunicaciones, que compiten con los bonos al ofrecer elevadas rentabilidades por dividendo fueron “masacrados”, mientras que los que se favorecen de una curva de tipos más “empinada” y, por tanto, de las subidas de las rentabilidades de los bonos a largo plazo, concretamente los bancos, fueron los que mejor se comportaron.

En la bolsa española el sector también se vio favorecido por el positivo comportamiento de Bankia (MC:), al recibir favorablemente los inversores la ecuación de canje determinada para la fusión de la entidad con BMN –en principio se esperaba una valoración de BMN de 0,5x valor en libros, siendo finalmente sólo de 0,41x valor en libros, lo que favorece a los intereses de los accionistas de Bankia.

Otros sectores que lo hicieron bien ayer a pesar de haberse convertido en un lastre de madrugada en los mercados asiáticos, fueron los relacionados con las materias primas y los metales. El fuerte rebote que experimentó el precio del a última hora en el mercado chino, impulsado por las declaraciones del primer ministro chino, Li, que volvió a declarar su intención de acabar con la sobrecapacidad en el sector del acero –también del carbón- y el hecho de que estos valores también salen favorecidos de unas mayores expectativas de inflación, estuvieron detrás de este comportamiento.

Por último, señalar que el sector del automóvil europeo se vio ayer presionado, especialmente las compañías fabricantes de componentes para el automóvil, después de que la alemana Schaeffler redujera sus estimaciones de beneficios y apuntara a un estrechamiento de los márgenes por la presión que estaban experimentando los precios.

La sesión en Wall Street, por su parte, se vio condicionada además por el fuerte castigo que recibieron los valores del sector tecnológico, liderados por las caídas de los grandes valores, los conocidos como FAANGs y por los semiconductores. La multa multimillonaria que ayer impuso la Comisión Europea (CE) a Google (Alphabet (NASDAQ:)) por supuesto abuso de posición dominante –equivale aproximadamente al 10% del beneficio de la compañía estimado para 2017- inició las ventas en el sector que, con la inestimable ayuda de “las maquinitas” fueron a más, hasta terminar la sesión la mayoría de estas compañías en sus niveles mínimos del día.

Tampoco ayudó a este mercado el hecho de que los líderes del partido Republicano en el Senado anunciaran que la nueva ley sanitaria no se votará hasta después de la celebración del 4 de Julio, lo que fue interpretado por muchos inversores como que no tenían los votos y que la ley puede que se retrase más de lo previsto, lo que también retasaría la reforma de la ley tributaria, qué tanto esperan los inversores ya que contempla fuertes reducciones de impuestos para empresas y particulares.

Hoy, en principio, esperamos que cuando abran esta mañana los mercados financieros europeos siga la misma tendencia de ayer, aunque de forma más moderada: bonos a la baja, tipos al alza, valores defensivos a la baja y bancos comportándose mejor que el mercado en su conjunto.

Los valores del sector del volverán a verse presionados tras conocerse ayer que los inventarios semanales de crudo en EEUU subieron en 0,8 millones de barriles la semana pasada cuando el consenso de analistas esperaba una caída de 2 millones de barriles -datos del American Petroleum Institute (API)-, lo que ha provocado esta madrugada nuevas caídas en el precio de esta materia prima.

Por la tarde, y en el simposio de Sintra, se celebrará una mesa redonda en la que intervendrán el gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Carney, el del Banco de Japón, Kuroda, y Draghi. Habrá que ver si Draghi “matiza” sus palabras de ayer o está “satisfecho” con la reacción de los mercados, algo que no descartamos ya que parte del trabajo futuro de los bancos centrales es el de lograr que los inversores comprendan que, antes o después, los estímulos monetarios irán siendo retirados, algo que muchos parecen no terminar de creerse.

Loading...