El precio del crudo, en una montaña rusa

Los principales índices bursátiles europeos cerraron ayer a la baja, aunque lejos de los niveles mínimos del día, alcanzados por la mañana, en una sesión en la que nuevamente el precio del crudo fue el principal protagonista.

De esta tendencia general se desmarcó el índice italiano, el FTSE Mib, que ayer subió más del 1% tras conocerse que el banco Intesa Sanpaolo (MI:) estaba interesado en comprar los activos de dos de las entidades italianas que atraviesan por problemas: Veneto Banca y Banca Populare. La compra, según la oferta del Sanpaolo, se haría a un precio simbólico, similar a lo acontecido en España con el Banco Popular (MC:), y sólo incluiría los activos “buenos” de las entidades.

En lo que hace referencia al precio del crudo, que ayer fue la principal referencia para los inversores, señalar que tuvo un comportamiento de “montaña rusa”, empezando al alza, girándose a la baja, volviendo a ponerse en positivo tras la publicación en EEUU de la evolución de los inventarios semanales de y volviendo a caer –cerró un 2% a la baja- tras una segunda lectura del informe de la Administración de Información de la Energía (EIA) estadounidense.

Así, y aunque los inventarios de crudo bajaron más de lo esperado durante la semana finalizada el 16 de junio, el informe reflejaba un incremento sustancial de la producción estadounidense, algo que no fue bien recibido por los inversores que ven en ello la constatación de que el objetivo de la OPEP y sus aliados de rebajar los inventarios mundiales y alcanzar el equilibrio en el mercado es cada vez más complicado. Es más, las declaraciones del ministro de Energía de Irán, apuntando a una posible reunión extraordinaria de la OPEP para aumentar los recortes de producción, no tuvo el “efecto” en el precio del crudo que posiblemente perseguían.

Como señalamos ayer, a corto plazo la evolución de esta variable va a ser clave para el comportamiento de los distintos mercados financieros, desde los de bonos de alto rendimiento estadounidenses, a los de divisas emergentes y a los de renta variable globales. Solo cabe recordar el impacto que en todos ellos tuvo el fuerte descenso de esta variable a comienzos del 2016.

Por otro lado, señalar que ayer se pudo comprobar la disparidad de criterios que existe en el Banco de Inglaterra (BoE) en relación al futuro de la política monetaria de la institución. Así, el economista jefe del Banco de Inglaterra, Andy Haldane, se mostró ayer a favor de no esperar demasiado para subir los tipos de interés en Reino Unido ya que, según dijo, los riesgos asociados a un alza prematura del precio del dinero se han reducido por la resistencia mayor de lo previsto mostrada por el crecimiento y la inflación.

Estas declaraciones se contradicen frontalmente con lo manifestado un día antes por el Gobernados del BoE, el canadiense Carney. El impacto en la libra fue positivo, mientras que los bonos reaccionaron a la baja, incrementándose sus rentabilidades.

En lo que hace referencia a Wall Street, señalar que ayer los inversores se mostraron muy selectivos, decantándose claramente por los valores de crecimiento, entre ellos los tecnológicos y los de biotecnología –el ETF de este sector, el IBB, lleva acumulada una revalorización del 8% en lo que va de semana; técnicamente el IBB muestra gran fortaleza-, volviendo a castigar a los del sector de la Energía que ya son claramente, junto a los de distribución minorista, los que peor comportamiento llevan en lo que va de ejercicio.

En relación a los valores del sector de la sanidad, especialmente los biotecnológicos, señalar que su comportamiento de ayer se sustentó en un artículo del New York Times en el que se aludía a que en el borrador de la nueva ley sanitaria que están desarrollando los Republicanos no se imponen requerimientos al sector farmacéutico y se sugiere que una regulación más laxa podría ser el mejor modo de contener las alzas de precios de estos productos.

Por último, y en lo que hace referencia a la sesión de HOY, señalar que esperamos que los índices europeos abran a la baja, con los valores del sector del crudo como lastre a pesar de que el precio de esta materia prima se ha estabilizado esta madrugada en el mercado asiático. Por el contrario, y tal y como ha sucedido esta madrugada en el mercado de valores australiano, serán los valores mineros y los relacionados con los metales los que mejor comportamiento relativo tendrán al comenzar la jornada, impulsados por la recuperación de los precios de las materias primas.

Por lo demás, señalar que la agenda macro del día comprende la publicación en la zona euro de la lectura preliminar de junio del índice de confianza de los consumidores, que se espera siga mejorando, así como de los datos de paro semanal en EE.UU. También en Europa se publicará el boletín económico del BCE, mientras que en EE.UU. The Conference Board dará a conocer la lectura de mayo de su índice de indicadores adelantados. Entendemos que todas estas cifras tendrán un impacto muy limitado en la evolución de las bolsas, siendo, un día más, el precio del crudo la principal variable a seguir por los inversores.

En ese sentido, reiterar lo señalado ayer: la caída de los precios de la energía reduce las expectativas de inflación, lo que beneficia el comportamiento de los bonos y de los valores de corte defensivo que ofrecen elevadas rentabilidades por dividendo, siendo el sector bancario, además del energético, el más perjudicado de consolidarse este escenario.

Loading...