El sector bancario penaliza al Ibex

Tras una sesión de escaso movimiento, con los inversores a la espera de conocer la tomaría por la tarde la Reserva Federal (Fed), los principales índices bursátiles europeos cerraron de forma mixta y sin grandes variaciones en relación al día precedente. De esta tendencia generalizada se desmarcó el , muy penalizado por el negativo comportamiento del sector bancario, así como de algunos valores como ACS (MC:) –se volvió a hablar de su interés en formular una contraOPA por Abertis (MC:)– e Inditex (MC:) –sus resultados, aunque sólidos, no alcanzaron lo esperado por el mercado-.

En lo que hace referencia al sector bancario, señalar que desde primera hora del día se mostró débil, con algunos valores como CaixaBank (MC:), Banco Sabadell (MC:) (SAB) y BBVA (MC:) penalizados tras publicar la prensa que habían estudiado la posibilidad de comprar Liberbank (MC:) y Unicaja (MC:). Sin embargo, y especialmente en el caso de las entidades catalanas, fue el cada vez mayor “ruido” que llegaba desde Cataluña lo que terminó por “hundir” sus cotizaciones, como si de producirse una secesión fueran a ser las únicas compañías que sufrirían sus efectos. En este sentido, señalar que la tensión entre los secesionistas catalanes y los poderes del Estado, con el Ejecutivo y el Judicial a la cabeza, sigue en aumento y continuará incrementándose hasta el día 1 de octubre, cuando está previsto la celebración de la consulta de independencia, consulta que ha sido declarada ilegal por los Tribunales. De momento el impacto en la renta variable española, aunque es evidente, ha sido moderado. Por su parte, el mercado de bonos ha prácticamente obviado el tema, aunque en este caso no se sabe el papel que en ello está teniendo el BCE.

Por lo demás, señalar que AYER en Europa destacó el comportamiento de las compañías relacionadas con el , que siguieron escalando posiciones aprovechando el rebote que está experimentando el precio de esta materia prima, que volvió a cerrar con fuerza al alza a pesar de que por la tarde se publicó en EEUU que los inventarios semanales se habían incrementado más de lo esperado en un principio. No obstante, el impacto de los huracanes que han asolado partes del sur de EEUU sigue siendo evidente y distorsiona estas cifras. Además, tanto los inventarios de gasolinas como los de productos destilados cayeron con fuerza la misma semana.

Pero AYER la atención de los inversores la monopolizó la Fed, que cumplió con el guión establecido. Así, anunció que en octubre comenzaría de forma progresiva a reducir su balance, no reinvirtiendo tras su vencimientos bonos por importe de $ 10.000 millones. En este sentido, tiene previsto ir incrementando esta cantidad hasta alcanzar los $ 50.000 millones mensuales y hasta que el volumen de su balance pueda considerarse adecuado a la nueva situación económica del país. Por su parte, y en materia de tipos de interés, la Fed los mantuvo sin cambios, aunque dejó claramente “abierta la puerta” a una nueva subida en diciembre –una amplia mayoría de sus miembros, 12 de 16, mantuvieron en el diagrama de puntos una nueva subida de tipos este año-. Había dudas respecto a este punto, por lo que la reacción de los mercados financieros estadounidenses no se hizo esperar: dólar al alza, bonos a la baja y sus rentabilidades al alza, y renta variable, en un principio, a la baja. Las bolsas luego recuperarían terreno, permitiendo que tanto el y el marcaran al cierre un nuevo máximo histórico y ello a pesar de que las acciones de Apple (NASDAQ:), la compañía que mayor ponderación tiene en los índices, cedieron el 1,7% tras conocerse que su nuevo reloj tenía problemas de conectividad, cuando se pone a la venta MAÑANA. Por su parte, el sector bancario fue el más destacado gracias a las expectativas de nuevas subidas de tipos.

HOY esperamos que al igual que lo “celebraron” AYER los mercados de valores estadounidenses, las bolsas europeas abran al alza tras la decisión de la Fed. En este sentido, señalar que la máxima autoridad monetaria estadounidense se mostró optimista respecto al devenir de la economía, lo que es positivo para la renta variable global. Además, la renovada fortaleza del dólar debe “animar” las cotizaciones de las compañías exportadoras europeas, que ganan con ello competitividad. También esperamos un buen comportamiento del sector energético europeo, dada la fortaleza del precio del crudo en los últimos días. Por último, esperamos que el sector bancario europeo también mantenga un buen tono como AYER lo hizo el estadounidense. Antes o después el BCE deberá seguir el camino trazado por la Fed, lo que será positivo para los márgenes de estas entidades. Por último, señalar que de esta tendencia generalizada se puede desmarcar la bolsa española, ya que el “ruido” secesionista es cada vez mayor.

Loading...