”Es la economía la que gana y pierde elecciones, no los populistas”

Luis de Guindos, ministro de Economía, Industria y Competitividad, ha asegurado este martes que el crecimiento interanual de la economía en el primer semestre de este año estará “claramente” por encima del 3%, dada la aceleración “adicional” registrada en el segundo trimestre con respecto al trimestre anterior, que se fundamenta en el comportamiento del sector exterior. “En el segundo trimestre de este año vemos una aceleración adicional, con lo cual en el primer semestre tendríamos un crecimiento que superaría claramente el 3%”.

Ese mismo día conocimos que los negocios de la zona euro mantienen un ritmo rápido de crecimiento en mayo: las empresas de la zona euro mantuvieron en mayo la fuerte tasa de crecimiento del mes anterior, aunque las compañías pasaban dificultades para atender la creciente demanda, lo que sugiere que el ritmo económico del bloque es sostenido. El índice adelantado de gestores de compra (PMI) compuesto de IHS Markit para mayo, que se percibe como un buen indicio para medir el crecimiento, se situó en 56,8, igual que el mes pasado y en su mayor nivel desde abril de 2011. Una lectura superior a 50 señala crecimiento. El dato superó las expectativas de un sondeo de Reuters en 56,6.

“Es la economía, lean mis labios. Es la economía, el pan debajo del brazo, el dinero para tomar una caña, el trabajo que te permite irte de vacaciones unos días, comprarte un coche o pedir un crédito para comprar una casa. Es la economía la que gana o pierde las elecciones y no los movimientos anacrónicos y viscerales de los populistas. A estas alturas de curso, presentando mociones de censura cuando lo que hay que hacer es trabajar más en el Congreso para seguir avanzando en la mejora de las condiciones económicas, laborales y sociales. Ni los populistas ni la guerra sucia interplanetaria (ciberataques de todo tipo, incluidos los de las injerencias políticas en proceso electorales como los que se han visto en EE.UU. y en Francia) ganan las elecciones”.

“Uno de los gérmenes de los movimientos populistas fue el desempleo, que condujo al desánimo y a la desaprobación de los poderes políticos establecidos. Mejorar los niveles de empleo, atajar y anular corruptelas y acortar desigualdades son retos ineludibles. Para ello urge seguir con las reformas, que es lo contrario de lo que sostienen los populistas, y mantener el crecimiento, que es lo que no quieren los populistas para conseguir sus fines. Recordemos siempre que las penas con pan y vino son menos. Pongamos en marcha la maquinaria del empleo y la de la apuesta por la cultura, la competitividad y la innovación. Los movimientos populistas dejarán de ser lo que son. ¿O ya han sido?”.

“Me planteo este interrogante, por que las algaradas propiciadas por formaciones de color morado, como en España, apenas tienen recorrido en las calles. Solo algunos medios afines les dan cobertura. El ciudadano quiere trabajar, vivir, comprarse un piso, irse de vacaciones. El humo fantástico ya no vende. La economía, ¡es la economía, estúpidos, la que decide! Por eso los populistas no quieren hablar de crecimientos económicos y solo buscan dar opio al pueblo, como el despiporre de la renta básica. Hay que seguir creciendo y reformando”, me dice uno de mis gurús favoritos.

Loading...