Europa abre a la baja, tras una jornada de consolidación

Tal y como esperábamos, ayer asistimos a una sesión tranquila en las bolsas occidentales, en la que los principales índices “aprovecharon” la jornada para consolidar sus recientes avances. Así, el cierre fue mixto tanto en Europa, región en la sobresalió el comportamiento del británico, apoyado en la fortaleza de los valores mineros y de Vodafone (LON:), compañía cuyos resultados superaron lo esperado por el mercado, como en EE.UU. En este último mercado fue el sector tecnológico el que volvió a destacar, llevando al a marcar un nuevo máximo histórico.

Por lo demás, señalar que en Europa la batería de datos macro publicada vino a confirmar que la recuperación económica en la región es ya una realidad, con el de 2017 creciendo a una tasa intertrimestral más que aceptable del 0,5%. Por su parte, los , que miden la percepción que tienen sobre la economía de Alemania los grandes gestores y analistas, volvieron a subir en el mes de mayo, situándose tanto el de expectativas como el que evalúa la situación actual en máximos multianuales.

Por último, destacar que la del mes de marzo también sorprendió positivamente, superando holgadamente lo esperado por los analistas. Todo ello provocó la revalorización del euro frente al resto de principales divisas, especialmente frente a un muy debilitado.

Fue precisamente la debilidad de la divisa estadounidense la “gran historia” de la sesión de ayer. En este sentido señalar que en su cruce con el euro, el dólar ya está a su nivel más bajo desde las elecciones presidenciales estadounidenses.

Varios han sido los factores que han impactado negativamente en esta divisa: i) las reiteradas manifestaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, de que la moneda de su país estaba sobrevalorada; ii) la debilidad reciente de la economía estadounidense; iii) el retroceso de la inflación en los últimos meses que ha hecho pensar a muchos inversores que la Reserva Federal (Fed) esperará antes de volver a –en principio la reunión del Comité Abierto de Mercado (FOMC) de junio era la fecha señalada para una nueva actuación del banco central estadounidense-; y iv) la batalla entablada en Washington contra la nueva Administración, con los grandes medios de comunicación de avanzadilla y la sorprendente colaboración de parte de los servicios secretos del país, que puede terminar torpedeando la agenda de actuación del presidente Trump, sin apoyos entre los Demócratas y con cada vez más detractores en las filas de su supuesto partido, el Republicano.

En este sentido, señalar que son precisamente estas tensiones políticas en Washington el mayor riesgo que vemos a corto plazo para los mercados, ya que, de continuar esta situación –la nueva Administración no tiene ni cuatro meses de recorrido- vemos complicado que muchas de las promesas electorales de Trump se puedan aprobar. Además, no descartamos que al final terminen por desestabilizar al Gobierno estadounidense y, por tanto, impactar en la evolución económica del país convirtiéndose en el “Cisne Negro” para los mercados del que tanto se viene hablando en los últimos meses.

A corto plazo, el principal “damnificado” parece ser el dólar estadounidense, aunque no descartaríamos que asistamos tan pronto como hoy a una nueva “huida” de los inversores hacia activos refugio: , , bonos del Tesoro y valores defensivos. Así, esperamos que la sesión en los mercados europeos comience claramente a la baja. Posteriormente, será la bolsa estadounidense, cuando abra, la que determine la tendencia de cierre de las europeas.

El mayor riesgo a corto plazo es el hecho de que muchos inversores han acumulado fuertes plusvalías en poco tiempo por lo que cualquier “duda” puede precipitar la toma de beneficios y provocar una, en principio, pequeña corrección. Todo va a depender de la capacidad de las bolsas de abstraerse y superar el negativo y viciado clima político estadounidense.

Loading...