Grecia, Italia y la inflación, en el punto de mira de los inversores

Los principales índices europeos cerraron ayer con ligeras caídas, lastrados por el negativo comportamiento del sector bancario y del energético. De la batería de datos macro que se dieron a conocer durante la jornada se pueden sacar un par de importantes conclusiones, algunas de las cuales deben ser refrendadas hoy cuando se den a conocer los datos preliminares de mayo de la inflación y . Así, todo apunta a que la moderación de la tasa de inflación en la región del euro en los últimos meses da un respiro importante al BCE que, de momento, tiene “vía libre” para .

Además, y a diferencia de lo que se empezó a comentar ayer en los mercados, no creemos que tras la de la semana que viene el BCE opte por cambiar su “lenguaje” y retirar de su comunicado oficial las menciones a los riesgos a la baja de la economía o las que viene manteniendo sobre la posibilidad de incrementar sus medidas de política monetaria expansiva de ser necesario. En este sentido, la posibilidad, de la que luego hablaremos, de que se celebren elecciones generales en Italia este otoño creemos que mantendrá al BCE a la expectativa.

Pero, aparte de los citados datos macro, la sesión de ayer tuvo un importante componente “político” en Europa, con dos temas ejerciendo como factores de incertidumbre: por una parte, el posible adelanto de las elecciones generales en Italia; por otra parte, el “chantaje” que el Gobierno griego estaría dispuesto a hacer a sus socios y acreedores de no llegarse a un acuerdo para el alivio de su deuda. En el primer caso, el anuncio ayer del ex primer ministro Renzi de que se había alcanzado un acuerdo para la modificación de la ley electoral para adoptar un modelo de representación proporcional y el aparente deseo de las grandes formaciones políticas italianas de sacar rédito inmediato de este cambio con un adelanto electoral, hace muy probable que en Italia se celebren elecciones el próximo mes de septiembre.

Este hecho ha sorprendido a los inversores, que no esperaban nuevas tensiones políticas en la zona euro hasta finales del primer trimestre de 2018, cuando era más que previsible que se fueran a celebrar las mencionadas elecciones en Italia. Así, este previsible adelanto electoral provocó ayer una cierta rotación hacia activos considerados como refugio como el , el yen o los bonos soberanos. Por su parte, la rentabilidad de los bonos italianos y la prima de riesgo de este país se dispararon al alza por segundo día de forma consecutiva, lo que muestra la inquietud de los inversores ante un panorama político incierto en el país.

En lo que hace referencia al “chantaje” griego, señalar que un diario de gran tirada alemán publicó ayer que el Gobierno heleno había amenazado con no hacer frente a los vencimientos de deuda que debe afrontar en julio si sus socios y acreedores no aceptaban un alivio de su deuda. El Gobierno griego desmintió categóricamente la información pero ello no evitó que a algunos inversores les entrara el miedo en el cuerpo y que la deuda griega cediera ayer posiciones.

En este escenario, con los bonos soberanos “recibiendo” dinero de los inversores más precavidos y con las rentabilidades bajando, el sector más perjudicado fue el bancario, que además ayer fue por los analistas de un gran banco de negocios, y ello a pesar de que reconocían en su informe la “bonanza” por la que atraviesa la economía europea, aunque citaban el riesgo de que el crecimiento de la región se desacelerara en el segundo semestre de 2018.

Por lo demás, comentar que el precio del crudo se mostró ayer nuevamente débil, ya que persisten las dudas de que el acuerdo de reducción de producción entre los productores de la OPEP y los “no OPEP”, que fue , sirva para reducir los elevados inventarios de crudo mundiales. Además, ayer se supo que Libia, que está exenta del acuerdo, iba a aumentar su producción de inmediato hasta los 800.000 barriles al día.

Wall Street, a su vez, asistió ayer a una sesión de mera transición en la que los principales índices cerraron el día con tras siete días de alzas ininterrumpidas. La moderación de la tasa de inflación en el mes de abril, concretamente del -benefició ayer el comportamiento de los bonos a largo plazo, aplanando la curva de tipos-, y el fuerte en el mismo mes apuntan a un escenario de recuperación del crecimiento económico en el segundo trimestre de 2017 pero sin presión en los precios; algo que, como en el caso del BCE, da mucho a la Reserva Federal.

En esta bolsa también se pudo apreciar cierta rotación hacia valores de corte más defensivo como las utilidades y los de telecomunicaciones, y la huida de los de mayor riesgo como es el caso de los pequeños valores. Por su parte, el sector tecnológico “siguió a lo suyo”, manteniendo un muy buen comportamiento. En este sentido, destacar que Amazon (NASDAQ:) ganó “la carrera” a Alphabet (NASDAQ:) (matriz de Google), al ser sus acciones las primeras en superar los 1.000 dólares, precio que no fue capaz de mantener al cierre.

Finalmente, señalar que hoy esperamos una apertura plana o ligeramente al alza de los . El hecho de que el índice adelantado de actividad manufacturera oficial de China se haya mantenido estable en el mes de mayo, batiendo las expectativas de los analistas, y que la producción industrial japonesa del mes abril haya crecido al ritmo más elevado desde junio de 2011, no va a tener el impacto positivo que se podría esperar en los valores relacionados con las materias primas tras el desplome de los futuros del y el esta madrugada en los mercados chinos, caída que sólo puede explicarse relacionándolos con la elevada especulación que viene afectando a los mercados de commodities en los últimos meses.

El sector del , por su parte, seguirá presionado a la baja tras la debilidad mostrada por el precio del crudo esta madrugada en Asia. Por su parte, el sector bancario es posible que se estabilice y que incluso intente rebotar tras el castigo recibido ayer. Ello va a depender mucho del comportamiento de los bonos, por lo que habrá que estar atento al mismo.

Por lo demás, señalar que durante la jornada se conocerán algunas cifras macro relevantes, destacando las del mes de abril en Alemania y, sobre todo, las lecturas preliminares de mayo de la inflación en Francia y en la zona Euro, datos que deben, como ya hemos señalado, confirmar que de momento esta variable sigue sin representar un obstáculo para que el BCE mantenga su apoyo al crecimiento económico de la región con sus políticas monetarias no convencionales.

Loading...