IAG e Iberdrola: el tándem de los analistas para cerrar la temporada de resultados

20

El tiempo para la publicación de balances se agota y los inversores se afanan en reconfigurar carteras para entrar en el último mes del primer cuarto del año. Un escenario en el que los expertos optan por el tándem formado por IAG e Iberdrola, dos valores que ya han exhibido sus cifras de cierre del pasado ejercicio.
 
El analista Borja Matilla, de Hanseatic-Brokerhouse se deja seducir por las cuentas de IAG, que vienen a confirmar su “sesgo totalmente alcista” marcado por una sucesión “muy definida” de máximos y mínimos crecientes. El cierre por encima de los 6,00 euros a lo largo de varias sesiones ha confirmado la superación de esta barrera de la que parecía haberse apeado para rebotar con nueva fuerza alcista de camino hacia los 6,25 euros por título que el experto señala como objetivo más inmediato.
 
Por su parte, Jaume Rey, analista de GVC Gaesco Gestión, apunta hacia las cuentas anuales de Iberdrola como garantía de continuidad para su gráfica alcista. La eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán suma una remontada superior al 8% desde los mínimos a los que comenzó el mes y que son también sus cotas más bajas en lo que va de año, y el ritmo de las ganancias se ha acelerado desde que publicó balance. La mejora de beneficio y dividendo en un 11% son los motores en los que se asienta la remontada que aguarda.
 
Otra que por sus cuentas se gana los méritos de figurar entre las favoritas de Matilla para cerrar el mes de febrero y arrancar el de marzo es Mapfre. La cota de los 3,00 euros por acción a la que ya se asoma conforma su primer objetivo alcista de muy corto plazo. Desde ahí, la aseguradora que hace dos semanas dio cuenta de un beneficio neto un 9,4% superior al de hace un año iría al asalto de sus máximos del propio ejercicio 2016, que se ubican en el entorno de los 3,15 euros por título.
 
Sin salir de las grandes del parqué que ya han publicado cuentas, el experto de GVC Gaesco considera que ArcelorMittal es una firme candidata a la remontada. La revisión al alza de consejos de inversión y precios objetivos que ha conseguido por parte de varias casas de análisis al calor de sus cuentas anuales se ha visto arropada además por el incremento de precios del acero. A pesar de la contracción que ha sobrevenido por la absorción de Votorantim Siderurgia en Brasil, la gigante del metal apunta a seguir engordando el 17% arriba que acumula desde que empezó el año.
 
La que no ha publicado cuentas es OHL, pero aún así se gana el voto de confianza del analista de Hanseatic-Brokerhouse. El soporte que la concesionaria española viene dibujando y que en varias ocasiones ha actuado ya como freno a sus caídas en Bolsa podría convertirse en la plataforma desde la que ascender hacia el último máximo relativo del mes, situado por encima de los 3,50 euros por título.
 
En la cesta de favoritas de Rey para pasar la página del calendario se gana un puesto Vidrala, compañía cuyas sólidas cuentas han pasado desapercibidas para el grueso del mercado entre los balances de las gordas de la Bolsa española. El fabricante alavés de envases de vidrio que suma cerca de un 4% para su gráfica desde que empezó el año ha remitido al supervisor un balance financiero que alcanza los 67,7 millones de euros, una cifra que supone ganancias por un 11% más que hace un año.
 
Las cosas no pintan tan amables, sin embargo, para Inditex. Así lo previene Matilla, que considera que la textil gallega entra ahora en una semana correctiva en la que aflojar parte del terreno ganado en un arranque de año positivo. Su pronóstico es que se regrese hacia el punto de partida en el entorno de los 30,30 euros por acción, si bien advierte de que la pérdida de la cota psicológica de los 30,00 euros unitarios supondría el puente hacia una corrección más severa.
 
Un panorama muy similar es el que dibuja el analista de GVC Gaesco Gestión para Aena de cara a las próximas semanas. El experto considera que los resultados publicados por la gestora semipública de los aeropuertos españoles son “algo flojos” en lo que se refiere a su partida de ingresos comerciales. Ante una acción que, en su opinión, cotiza a “ratios muy exigentes”, este talón de Aquiles podría pasarle factura en las próximas sesiones.
 
Por su parte, Popular seguirá sin levantar cabeza si se cumplen las previsiones del experto de Hanseatic-Brokerhouse. A pesar de que el relevo del presidente Ángel Ron por su sucesor Emilio Saracho ya se ha hecho efectivo, la posible pérdida de la cota soporte clave de los 0,80 euros por acción, la virulencia de los retrocesos podría recrudecerse para marcar nuevos mínimos de los últimos 30 años en el valor más duramente castigado del parqué madrileño en los últimos meses.