Indra choca contra los 12 euros pese al rally de su regreso a beneficios

Indra se catapulta este viernes como líder indiscutible del Ibex 35 con avances de hasta el 11,5%. Sin embargo, ni el regreso a números verdes en el balance anual de la tecnológica ni los parabienes de los primeros analistas en reaccionar a estas cuentas han sido suficientes para rebasar la imbatible resistencia de los 12,00 euros por acción.
 
Los cruces más punteros de esta sesión de euforia desatada sobre Indra se han quedado en 11,995 euros por título, a la mínima distancia para igualar la ansiada cota en la que se sitúan sus máximos del año 2016 y que hasta el pasado septiembre no se habían visto en el valor desde julio de 2014. Lo que sí ha facilitado el vertical rebote de este viernes es a superar la marca del 12% arriba acumulado en lo que va de este año.
 
El regreso a beneficios, menores que los previstos por los analistas pero construidos con un margen sobre ventas más holgado de lo que vaticinaban, sí que ha contribuido a la ruptura al alza de otras resistencias intermedias. En especial, según apuntan gestores de carteras, la superación de los 11,20 euros por título ha supuesto la llegada de órdenes de compra automáticas y el cierre de posiciones cortas que ha espoleado la remontada de la tecnológica a las puertas de que arranque su OPA sobre Tecnocom.
 
Los cortos han sido especialmente protagonistas de este repunte. Hace exactamente un año, algo más de un 10% del capital de Indra estaba tomado por los especuladores bajistas, que la tenían entre sus favoritas dentro de las grandes cotizadas españolas. A día de hoy, su presencia apenas si rebasa el 3%. De este porcentaje, casi la mitad puede atribuirse a fondos gestionados por Schroder y JP Morgan, que son los dos institucionales que superan el 0,5% del accionariado en posiciones cortas, lo que los obliga a desvelar su identidad y cartera ante el mercado.
 
Al cierre del pasado ejercicio, Indra había logrado acumular un beneficio de 70 millones de euros, ligeramente por debajo de los 87,7 millones que habían señalado los analistas consultados por Reuters. No obstante, el salto desde las pérdidas por 641 millones acumuladas a lo largo de 2015 es evidente y más si se considera que tanto la mejora en márgenes sobre facturación y el beneficio neto de explotación han superado las quinielas del mercado.
 
La lupa de los analistas que más de cerca siguen la evolución bursátil y de negocio de la presidida por Fernando Abril-Martorell se dirigía con especial atención hacia su endeudamiento. En este capítulo, la tecnológica ha cumplido y rebasado las proyecciones de los expertos, al haber suavizado la deuda acumulada desde los 700 hasta los 523 millones de euros. Una senda que, además, ha sido consecuencia en gran medida de la generación de caja en el cuarto trimestre del año, que invita a pensar en que la tendencia pueda continuarse en este actual ejercicio.
 
Ante estas cifras, los analistas de UBS y Berenberg han sido los primeros en rehacer sus previsiones para la compañía. Desde el banco de inversión suizo consideran que la compañía apunta con determinación hacia los 14,50 euros por acción, un euro más que lo que marcaban hasta ahora y un 30% por encima de su actual cotización. Mientras tanto, desde la entidad de origen alemán aúpan el techo de su gráfica desde los 12,30 hasta los 14,00 euros por título.
 
Por si fuera poco, otro motor se ha añadido en las últimas horas a la gráfica de Indra: las cifras récord anuales publicadas por la también española, cotizada y tecnológica Tecnocom. La compañía sobre la que ultima el lanzamiento de una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) anima la apreciación de Indra por parte de posibles inversores a la par que celebra las cuentas de la que podría ser su futura matriz con ganancias del 3,6% en el parqué madrileño que colocan a la firma en 4,50 euros por acción, un 6% más de lo que se ha planteado en la puja de absorción al alcanzar cotas no vistas en Bolsa desde del año 2007.

Loading...