Inicio de semana con la mirada puesta en las negociaciones del Brexit

Tras el cuádruple vencimiento de derivados que tuvo lugar el pasado viernes, y que generó mucha volatilidad a los mercados de valores europeos y estadounidenses, las bolsas occidentales inician hoy una nueva semana que vendrá marcada por el inicio de las negociaciones del brexit. Así, será este tema y el resultado de la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas lo que centre la atención de los inversores en una semana “tranquila”, por la falta de referencias de calado, tanto en el ámbito macroeconómico como en el empresarial.

A partir de hoy un Gobierno del Reino Unido muy debilitado interna y externamente comenzará a negociar con sus todavía socios de la UE su salida de la misma. Las negociaciones serán largas, pero en los próximos días conoceremos cómo pretende la primera ministra británica, Theresa May, enfocar las mismas: i) radicalizando su postura presionada por la parte de su partido más probrexit, la más conservadora, parte que ya ha, incluso, amenazado con derrocarla si intenta suavizar los términos de la salida del Reino Unido de la UE; o ii) suavizando sus postulados iniciales, que es “el mensaje” que puede interpretarse parecen haber querido lanzar los ciudadanos si se analizan los últimos resultados electorales.

Lo que parece evidente por las declaraciones que vienen realizando desde los distintos Gobiernos de la UE es que el Reino Unido no lo va a tener fácil y que va a tener que ceder si no quiere que todo el proceso le estalle de golpe. En este sentido, señalar que los primeros efectos en la economía de la decisión de abandonar al UE comienzan a ser patentes, con un Reino Unido que puede estar dirigiéndose a la estanflación: elevada inflación y bajo crecimiento económico. Por tanto, y en las próximas semanas este factor será seguido muy de cerca por los inversores en los mercados financieros europeos –divisas, bonos y acciones-, mercados que reaccionarán en un sentido u otro en función de cómo evolucionen las distintas posturas: las del Gobierno May y las de sus socios en la UE.

Además, otro de los factores que ha condicionado mucho para bien, en las últimas semanas, y para mal, desde comienzos de año, el comportamiento de los mercados financieros europeos, las elecciones presidenciales y legislativas francesas, ya tienen resultados. Si bien los inversores descontaban la amplia victoria en la segunda vuelta de las legislativas del recientemente creado partido del presidente Macron, el resultado, muy favorable al mismo, deja sin embargo un mal “sabor de boca” por la elevada abstención –más del 55% de los ciudadanos franceses no fue a votar lo que supone un récord “negativo” desde la Segunda Guerra Mundial-. Este hecho, y a pesar de que Macron gozará en los próximos años de una gran mayoría parlamentaria, puede condicionar y muchos su capacidad para implementar las tan necesarias reformas que necesita el país. De momento el impacto en los mercados de valores europeos creemos que será muy limitado al estar el resultado más que descontado por los inversores.

Por lo demás, y como hemos señalado antes, la semana tiene pocas referencias en el ámbito macro, destacando la publicación el viernes en la Zona Euro, sus dos principales economía, la alemana y la francesa, y EE.UU. de las lecturas preliminares del mes de junio de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas y de los servicios. Estos indicadores permitirán hacernos una idea de cómo han finalizado el trimestre las principales economías desarrolladas, hecho especialmente relevante en el caso de EE.UU. donde la inestabilidad política parece que está comenzando a impactar negativamente en la confianza de los consumidores y de las empresas.

Por lo demás, señalar que no descartamos que en los próximos días se produzca una reacción en las distintas bolsas de los valores tecnológicos. En este sentido, señalar que si bien es cierto que algunas de estas compañías están cotizando con multiplicadores en extremo exigentes –no obstante, e incluso en este caso, las valoraciones distan mucho de las alcanzadas durante la burbuja “punto com”-, éste no es el caso de la mayoría de ellas que cotizan con una ligera prima respecto al conjunto del mercado, prima que se justifica por el mayor crecimiento estimado de sus resultados. Por tanto, y una vez acabe el proceso de toma de beneficios iniciado hace unas sesiones, no descartamos que los inversores vuelvan a apostar por este tipo de compañías, sobre todo los inversores que busquen empresas con elevados “crecimientos” en sus resultados.

Para empezar, esperamos una apertura al alza de las bolsas europeas, en línea con lo acontecido esta madrugada en las bolsas asiáticas. La debilidad del precio del volverá a pesar sobre las compañías del sector, las cuales no gozan en la actualidad del “favor” de la comunidad inversora.

Loading...