Inicio Mercados La firma de la reforma fiscal: claro ejemplo de “compra en el...

La firma de la reforma fiscal: claro ejemplo de “compra en el rumor”

  • Ayer se aprobó la reforma fiscal en EE.UU.
  • Los índices americanos cierran con ligeras pérdidas en una sesión de recogida de beneficios.
  • Aumenta la rentabilidad de los bonos americanos a 10 y 30 años.
  • Asia cierra con números mixtos mostrando señal de agotamiento.
  • El Banco de Japón (BoJ) mantuvo la política monetaria sin cambios.
  • El crudo se mantiene estable: caída de inventarios y corte de suministro del oleoducto del Mar del Norte.

Los inversores tuvieron ganancias ayer después de las subidas a máximos históricos del martes, los índices cerraron con ligeras caídas a la vez que los rendimientos de los bonos del Tesoro alcanzaron máximos de nueve meses, tras la aprobación del proyecto de ley de rebaja de impuestos.

La Cámara de Representantes de EE.UU. votó por segunda vez para aprobar el proyecto de ley por la tarde, horas después de la aprobación del Senado en lo que será la mayor revisión de impuestos del país en más de tres décadas que tendrá que firmar el presidente Donald Trump.

Este proyecto de ley recortará los impuestos sobre beneficios corporativos desde el 35% hasta el 21% y los analistas esperan que aumenten las ganancias comerciales y que genere mayores dividendos y recompras de acciones. Las acciones subieron en los días previos a la votación del proyecto de ley, presentado hace seis semanas, pero algunos inversores comenzaron a vender.

El cayó 28,1 puntos, un 0,11%, para terminar en 24.726,65. El perdió 2,22 puntos, un 0,08% y cerró en 2.679.25. El cayó 2,89 puntos hasta 6.960,96 puntos, un 0,04%.

Los rendimientos de los bonos soberano, que se mueven a la inversa de sus precios, han subido en los Estados Unidos y Europa debido a las expectativas de que la reforma fiscal ayudaría a impulsar el crecimiento económico y la inflación.

Los bonos de referencia del bajaron en precio, la rentabilidad aumentó desde el 2,463% hasta el 2,497%, y la rentabilidad del subió desde 2,823% hasta el 2,8767%. Los inversores en bonos están preocupados porque agregar estímulo fiscal en un momento en que la economía ya está en pleno empleo solo reforzaría la determinación de la Reserva Federal de elevar las tipos de interés, impulsando así los rendimientos a corto plazo.

Al mismo tiempo, muchos suponen que los recortes de impuestos no financiados llevarán a una explosión en los préstamos del gobierno, aumentando la oferta de nuevos bonos y presionando los precios a lo largo de la curva. El impacto es tanto mayor en cuanto que la Reserva Federal ha comenzado a deshacer sus masivas tenencias de bonos, al igual que los bancos centrales en otras plazas.

Los mercados asiáticos mostraron una señal de agotamiento en lugar de entusiasmo por la finalización de las reformas fiscales republicanas, con pérdidas en Australia y el japonés que contrarrestan las modestas ganancias en los mercados de Hong Kong, China y Japón.

A pesar de las notables repercusiones para las acciones, hay una sensación de “comprar el rumor, vender la noticia”, con los operadores tomando sus ganancias antes de Navidad.

El índice más amplio de MSCI de acciones de Asia y el Pacífico fuera de Japón bajó un 0,06%, mientras que el Nikkei cedió un 0,1%. Corea del Sur cayó un 1,4% por la debilidad en Samsung (KS:).

Mientras tanto, el Banco de Japón (BoJ) se mantuvo en su última reunión de política monetaria, con el devaluando aun más en medio de una semana de pérdidas frente al dólar.

El se situó en 113,42 yenes, después de subir un 0,4%. El euro tuvo un rendimiento superior, alcanzando 1,1867 dólares después de comenzar la semana con un descenso hasta 1,1752 dólares. Contra una cesta de monedas, el dólar se mantuvo estable en 93.383 puntos.

En los mercados de productos básicos, el se sustentaba en el dólar más débil para llegar a 1,267.31 dólares por onza.

Los precios del se mantuvieron estables después de una caída mayor de la esperada en los inventarios de EE.UU. y el continuo corte del sistema de oleoductos del Mar del Norte. Los futuros del crudo estadounidense bajaron 8 centavos hasta 58,01 dólares el barril, después de haber subido 53 centavos durante la noche. El retrocedió 16 centavos hasta 64,39 dólares el barril.

Post original