La OPEP cumple el guion y prorroga el acuerdo

Los principales índices bursátiles europeos cerraron ayer de forma mixta y sin grandes variaciones en una sesión que fue, tal y como esperábamos, de transición en estos mercados, los cuales siguen consolidando los fuertes avances registrados desde comienzos de ejercicio a la espera de nuevos catalizadores.

También como adelantamos ayer, la los miembros del cártel de la OPEP y algunos de los principales productores crudo “no OPEP” monopolizó gran parte de la atención de los inversores en una sesión de escasas referencias macro y empresariales. Así, la mencionada reunión cumplió con el guión establecido ya que los países participantes en la misma consensuaron prorrogar el actual acuerdo de reducción de producción (1,8 millones de barriles al día; alrededor del 2% de la producción mundial) por 9 meses más, hasta finales del 1T2018. Este era el escenario que manejábamos aunque algunos agentes del mercado parece que esperaban además algún recorte adicional de producción. La reacción del precio del crudo fue muy negativa, algo peor de lo anticipado, debido principalmente a dos tipos de inversores: i) los que compraron con “los rumores” sobre un posible acuerdo y se decantaron por vender “con la noticia”; y ii) los que piensan que la medida no servirá para solucionar el problema del exceso de inventarios existentes en el mercado, sobre todo por el fuerte incremento (más del 10% en el año) que está experimentando la producción de los frackers estadounidenses. La reacción de los valores relacionados con el crudo no se hizo esperar, convirtiéndose ayer en un lastre para los índices.

En este sentido, señalar que en principio no creemos que el recorte del precio del vaya a ir mucho más lejos por el momento. Es evidente que los productores que han suscrito el acuerdo están perdiendo cuota de mercado y que no están por la labor de ceder todavía más, algo comprensible. Habrá que ver si con extender el acuerdo y con el comienzo de la temporada de más consumo de crudo en el Hemisferio Norte los inventarios comienzan a bajar. De momento en EE.UU. ya llevan siete semanas reduciéndose de forma consecutiva. No obstante, si en los próximos meses no queda patente que estos stocks se han reducido sustancialmente, el mercado del crudo puede entrar en una nueva crisis.

Por lo demás, señalar que ayer se publicaron los PIBs del 1T2017 en el Reino Unido y en España, datos que conllevan dos lecturas muy diferentes. En el Reino Unido, tal y como analizamos en nuestra sección de Economía y Mercados, el repunte de la inflación está empezando a lastrar el crecimiento económico al penalizar el consumo privado, lo que deja en una difícil situación al Banco de Inglaterra. En sentido contrario, los datos de Espala muestra que es la economía que más está creciendo de la región, apoyada en un muy positiva evolución del consumo y la inversión.

Si las bolsas europeas llevan un tiempo indecisas, con sus principales índices sin fuerza para superar las resistencias a las que se enfrentan a estos niveles, en Wall Street la situación es muy distinta. Así, ayer tanto el –lleva ya 19 máximos históricos este año- como el marcaron nuevos máximos tras seis días de alzas ininterrumpidas. Este buen comportamiento estuvo apoyado por los grandes valores tecnológicos –parece que hay una carrera entre Amazon (NASDAQ:) y Alphabet (NASDAQ:), la matriz de Google, para ver qué acción es capaz de superar antes los $ 1.000- y en los valores de consumo discrecional que ayer estuvieron liderados por Best Buy (NYSE:), compañía cuya cotización subió el 21% tras presentar resultados. En este mercado las valoraciones de muchas empresas cotizadas comienzan a dar vértigo, sobre todo teniendo en cuenta que la semana que viene, cuando vuelva el presidente Trump de su gira por varios países, se reanudará “la caza” y, probablemente, vuelvan las tensiones a Washington y la incertidumbre a los mercados.

Hoy esperamos una apertura ligeramente bajista en Europa, con los valores relacionados con el crudo y las materias primas como principales lastres, tal y como ha ocurrido esta madrugada en las principales bolsas asiáticas y en la australiana. Por lo demás, señalar que en la agenda macro destaca principalmente la publicación del PIB de EE.UU. del 1T2017 (segunda estimación del dato) y la de la lectura final de mayo del índice de sentimiento de los consumidores. Será interesante comprobar si todo lo acontecido en Washington en las últimas semanas, que ha puesto por momentos al presidente Trump contra las cuerdas, comienza a tener impacto en la confianza del consumidor estadounidense, confianza que se ha disparado al alza desde las elecciones presidenciales. Entendemos que esta cifra, de ser negativa, podría provocar algunas tomas de beneficios en la bolsa estadounidense, lo que arrastraría a las europeas, más teniendo en cuenta que el lunes es festivo en EE.UU. y los mercados se mantendrán cerrados por la celebración del “Memorial Day”.

Loading...