Lanzan un certificado para profesionales de la banca que no presten asesoría financiera

14

La Asociación Europea de Asesores Financieros (EFPA España) se adelanta a las exigencias de la normativa europea MiFID II con el lanzamiento de un certificado para profesionales de entidades que no prestan asesoría financiera. El objetivo es facilitar que los empleados de banca y seguros puedan informar sobre los servicios de su empresa.

El primer examen para acceder a esta nueva certificación European Investment Assistant (EIA, Asistente Europeo de Inversión en inglés) tendrá lugar el próximo viernes 24 de febrero. Esta credencial está “completamente adaptada a las exigencias derivadas de las directrices del regulador europeo ESMA, para el nivel que requerirán aquellos profesionales que se limiten a dar información y ‘ocasionalmente’ asesoramiento sobre productos financieros a clientes”, según ha informado EFPA España, la asociación responsable de su lanzamiento.

Con este nuevo certificado, la asociación de los asesores financieros españoles busca “complementar los segmentos básicos de las redes comerciales de entidades financieras y aseguradoras” de manera que sus empleados “puedan brindar información sobre los servicios que presta su entidad”. En este sentido, aquellos que obtengan esta certificación tendrán que firmar un código ético y una declaración de honorabilidad, además de demostrar diez horas de formación continua cada dos años.

La duración mínima de los programas formativos para el European Investment Assistant será de 40 horas lectivas presenciales o su equivalente a distancia.

El presidente de EFPA, Carlos Tusquets, ha subrayado que “hace 17 años comenzamos a realizar un gran esfuerzo de autorregulación para poner en valor el asesoramiento de calidad a clientes”. Una tendencia que con la “inminente” entrada en vigor de MiFID II se ha visto reforzada con esta certificación de “vanguardia” para profesionales que solo realicen labores de información a clientes, de manera que se cubren “todos los niveles de atención al cliente”, desde los segmentos básicos de las redes comerciales hasta la planificación de alto nivel.

La iniciativa se produce justo cuando la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), integrada en el supervisor paneuropeo ESMA, ha dado a conocer que sus ‘clientes misteriosos’ han descubierto “que con frecuencia se formulan verbalmente recomendaciones implícitas que son percibidas como asesoramiento por los clientes”. En estas indicaciones, el organismo explica que “se destacan a menudo productos concretos” y que, además, “se hace alusión a las circunstancias personales del cliente”, según recoge un informe hecho público ayer miércoles.