“Las cesaciones de pagos de deuda soberana son como las cucarachas

Grecia podría no cumplir el próximo pago del rescate si los acreedores no se ponen de acuerdo con el alivio de su deuda, es decir, entraría en suspensión de pagos. Los expertos señalan que esto sería una nueva baza negociadora de Grecia; aunque si se materializara la suspensión de pagos, sería negativo para la renta variable europea y el euro.

Las cesaciones de pagos de deuda soberana son como las cucarachas: rara vez vienen solas. La deuda de Grecia es tan alta, su recesión tan profunda y su economía tan poco competitiva, que es fácil restarle importancia a las lecciones que ofrece al resto del mundo. Pero, aunque Grecia es un caso excepcional, el mundo entero está sufriendo de un exceso de endeudamiento.

Desde la crisis de 2009 ha crecido la impresionante cifra de 57 billones hasta elevar el ratio deuda/PIB global bien por encima del 200%. El riesgo de aparición de cualquier cisne negro está siempre presente, pero existe uno real, derivado de los bancos centrales endureciendo las condiciones ultra expansivas de política monetaria. La inflación parece estar despertando, los bond vigilantes vienen tiempo atisbando tal escenario y aumentando su inquietud, han comenzado a actuar vendiendo bonos masivamente. Las expectativas de inflación muestran una tendencia visiblemente alcista y de continuar obligarían a los bancos centrales a actuar.

“Y no solo a Grecia. La deuda total atenaza al mundo global. No podemos seguir viviendo por los siglos de los siglos del dinero de los demás. Y a eso se le llama deuda total. Endeudados hasta las cejas. La deuda externa es la suma de las deudas que tiene un país hacia entidades extranjeras. Se componen de deuda pública (la contraída por el Estado) y deuda privada (la contraída por particulares). La deuda externa con respecto a otros países se da con frecuencia a través de organismos como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. Cuando un país deudor tiene problemas para pagar su deuda (esto es, para devolverla junto con los acordados intereses) sufre repercusiones en su desarrollo económico e incluso en su autonomía. En el siguiente enlace leerán cosas como confiscar parte de los activos financieros, sería la forma más rápida que tienen los gobiernos para conseguir fondos para poder reestructurar de forma ordenada y rápida la deuda. A cambio se lograría limpiar de una vez por el sistema financiero y, lo más importante, reducir la deuda de todos los actores a niveles asumibles que realmente permitan relanzar el crecimiento. También, que en la antigua Mesopotamia lo tenían mucho más claro que nosotros. Para evitar que sus ciudadanos cayeran en la esclavitud de la deuda, las condonaciones generales y masivas de todas las deudas era algo que se solía hacer de forma periódica. ¿Qué hacemos ahora?”.

***

Vitor Gaspar, director del Departamento Fiscal del Fondo Monetario Internacional, estima que la deuda global alcanzó el año pasado un récord al tocar los 152 billones de dólares, alrededor del 225% del PIB mundial. Alrededor de dos tercios de este apalancamiento, es decir, 100 billones de dólares, corresponden al sector privado mientras que el resto es deuda pública, que a comienzos de siglo se situaba por debajo del 70% del PIB y en 2015 alcanzó el 85% del PIB.

“El exceso de deuda privada es un viento en contra importante para la recuperación mundial y un riesgo para la estabilidad financiera”, avisó Gaspar, quien incidió en que, según señala el Monitor Fiscal, documento presentado el miércoles en Washington, “un rápido incremento en la deuda privada a menudo termina en crisis financieras”. El funcionario de la institución también aseguró que la deuda pública es importante, ya que enfrentar una recesión con una posición fiscal debilitada “puede resultar en mayores pérdidas”.

Según indica el análisis, el apalancamiento privado se concentra en economías avanzadas y algunos mercados emergentes. “En las economías avanzadas, que fueron el epicentro de la crisis financiera global, el desapalancamiento ha sido desigual y en muchos casos la deuda privada ha seguido aumentando”, aclaró Gaspar mientras manifestó que la deuda pública también ha aumentado en estos países, en parte debido al traslado de las deudas tóxicas y en mora del sector privado a los balances del gobierno. El director del Departamento Fiscal del Fondo Monetario señaló a China como país emergente pero “sistémico” donde la deuda privada también es elevada.

El Monitor Fiscal estima que el lento despalancamiento en las economías avanzadas es fruto del débil crecimiento económico. Es por ello que Gaspar y su equipo recomiendan intervenciones fiscales específicas en forma de programas patrocinados por el gobierno para ayudar a reestructurar la deuda privada. Además se apunta que el apoyo del sector público en la reestructuración del sector financiero puede ser muy eficaz a la hora de reducir las pérdidas de producción relacionadas con el sector privado.

Sin embargo, para que funcionen estas medidas deben estar diseñadas de forma adecuada y contar con una supervisión fuerte. El Monitor Fiscal estima también que las políticas fiscales no serán suficientes por sí solas y deben coordinarse con las políticas monetarias y las reformas estructurales. “Estas sinergias pueden anclar las expectativas de inflación a largo plazo y dar lugar eventualmente a una tendencia a la baja sostenible en los ratios de deuda con respecto al PIB”, manifestó Gaspar.

Loading...