Las ‘small caps’ industriales europeas, favoritas de Lazard

45

El número de gestores que apuesta por las pequeñas cotizadas como antídoto contra la volatilidad que se prevé para el año en curso no deja de aumentar. Los gestores de Lazard se suman a esta jugada y señalan a las de corte industrial como sus favoritas “para incluir en cualquier cartera de inversión a largo plazo”.
 
La casa de inversión de origen francés considera que lo interesante para construir una buena cartera de ‘small caps’ es “seleccionar empresas infravaloradas de alta calidad”. Algo que, según uno de sus más recientes informes a clientes, se traduce en flujos de efectivo elevados, acompañados de un endeudamiento bajo y con negocios diversificados geográficamente, sin una dependencia excesiva de sus propios mercados domésticos.
 
En cuanto a esta última afirmación, Lazard Frères Gestion explica que “pese a lo que muchos suelen pensar, estas compañías no están más enfocadas al mercado doméstico que las empresas de gran capitalización”. Así, explican que puesto que en muchos casos su negocio se ubica en sectores menos maduros, su crecimiento suele estar más desligado de la evolución general del PIB, razón por la cual estas compañías no quedarían “particularmente expuestas a los riesgos políticos que puedan darse en su país de origen”.
 
Con estas premisas, Lazard da a conocer las posiciones más abultadas de su cartera modelo, que es la del fondo Objectif Small Caps Euro. Al frente se sitúa la finlandesa Cargotec, especializada en maquinaria de manipulación de carga logística, con un peso del 4,8% de la posición global abierta. Después, la ferroviaria alemana Vossloh (4,6%) y la firma austríaca de iluminación Zumtobel (4,3%). Ninguna española se cuela en la lista de diez favoritas del gestor de origen francés, que en estas solo da entrada a un valor periférico: la italiana De Longhi, con un 3,4% de una cartera en la que domina Francia con Ipsos, Sopra Group, Monitou y Alten.
 
El gestor y analista de pequeñas cotizadas de la gestora de Lazard, James Ogilvy, aguarda un crecimiento del 21% en las ganancias para esta cartera de ‘small caps’. Asimismo, advierte de que el rendimiento relativo de las menores de los parqués europeos frente a sus pesos pesados dependerá fundamentalmente de la evolución de dos factores que tienen una mayor incidencia en la evolución de las grandes: la cotización del sector financiero y las materias primas.
 
Desde la gestora francesa se apunta al principal escollo a la inversión en este tipo de compañías: “miles de empresas que, por naturaleza, se les hace un seguimiento o análisis menor que a las más grandes”. Sin embargo, destacan que no se trata de compañías lejanas, sino que en gran medida forman parte de la vida cotidiana de los inversores, que conocen y pueden entender bien su actividad y que debido al menor seguimiento que de ellas hace el mercado ofrece más posibiliades de encontrar “firmas de alta calidad e infravaloradas”, apostilla Ogilvy.