Los inversores afrontan una semana muy intensa a nivel macro y empresarial

Los inversores afrontan a partir de hoy una semana muy intensa tanto en el ámbito macroeconómico como en el empresarial, y en la que el Banco Central Europeo (BCE) será el principal protagonista cuando el jueves se reúna su Consejo de Gobierno. Igualmente, y especialmente en España, la política será un factor a tener muy en cuenta tras la decisión del Gobierno de activar el artículo 155, medida con la que pretende restaurar el orden constitucional en Cataluña.

En este sentido, señalar que esperamos que la tensión en la comunidad autónoma vaya a más, siendo factible que todo tenga que empeorar más para comenzar a mejorar. Así, y por ese motivo, y a pesar que durante la semana muchas compañías cotizadas publican sus cifras trimestrales, la crisis catalana volverá a ser, para mal, el principal foco de atención para los inversores en los mercados financieros españoles.

Comenzando por el ámbito macroeconómico, señalar que a lo largo de los próximos días se publicarán en Europa y EE.UU. importantes indicadores, entre los que destacaríamos mañana las lecturas preliminares de octubre de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas y de los servicios, indicadores que servirán para conocer con qué fuerza han iniciado las principales economías occidentales desarrolladas el cuarto trimestre de 2017.

Al día siguiente, y en Alemania, se darán a conocer los índices IFO del mismo mes, índices que analizan la percepción que sobre el devenir de la economía alemana tienen los empresarios del país. Ese mismo día, y en el Reino Unido, se publicará la primera estimación del PIB del tercer trimestre de 2017, variable clave para conocer el estado real de esta economía, muy debilitada desde el brexit. El jueves, y también en Alemania, se publicará el índice de confianza de los consumidores del mes de noviembre, que elabora la consultora GfK.

Todos estos indicadores adelantados de confianza permitirán determinar el impacto que en los empresarios y los consumidores han tenido las elecciones generales del pasado mes de septiembre, elecciones que han dejado un panorama político complejo y que forzarán a una debilitada Merkel a pactar a dos bandas.

Por último, el viernes se publicará en EE.UU. el PIB del tercer trimestre de 2017 (primera estimación), indicador que está previsto muestre cierta desaceleración en relación al trimestre anterior como consecuencia de los huracanes que asolaron el sur del país a finales de septiembre y principios de octubre. Además, y también en EEUU, ese día se publicará la lectura final de octubre del índice de sentimiento de los consumidores. Por tanto, una agenda muy intensa que deberá ser “procesada” por los inversores en un momento en el que los índices bursátiles estadounidenses y algunos europeos se encuentran en máximos históricos o muy cerca de esos niveles.

Por otro lado, la agenda empresarial es tan o más intensa que la macroeconómica. Así, tanto en Wall Street, donde una ingente cantidad de compañías dan a conocer sus cifras trimestrales será especialmente intenso el jueves, día en el que publican Intel (NASDAQ:), Alphabet (NASDAQ:) (antigua Google), Microsoft (NASDAQ:) y Amazon (NASDAQ:), y el viernes, cuando lo hacen las dos grandes petroleras Exxon (NYSE:) Mobile y Chevron (NYSE:); como en Europa, especialmente en la bolsa española, donde presentan, entre otras muchas compañías, las principales entidades bancarias cotizadas (el martes CaixaBank (MC:) y Liberbank (MC:); el jueves Santander (MC:) y Bankinter (MC:); y el viernes Banco Sabadell (MC:) y BBVA (MC:)), el calendario de presentaciones de resultados trimestrales coge ritmo.

Será interesante conocer lo que las compañías cotizadas tienen que decir en lo que hace referencia a sus expectativas futuras de negocio. En el ámbito local, habrá que estar muy atento a lo que los bancos digan sobre su exposición a Cataluña y sobre el impacto que la crisis institucional generada en esta comunidad autónoma puede tener en sus negocios.

Pero “la guinda del pastel” la pondrá el jueves el BCE, cuando se reúna su Consejo de Gobierno. Todo parece preparado para que la máxima autoridad monetaria de la zona euro anuncie cómo va a comenzar a retirar sus estímulos monetarios a partir de enero, concretamente cómo va a ir reduciendo su programa de compra de activos en los mercados secundarios. Los analistas barajan dos escenarios, producto de combinar el periodo de prolongación del programa y el volumen mensual de las compras de activos.

Así, los hay que se decantan por una prolongación del programa de compras de 9 meses, incluso de hasta 12, pero con una rebaja sustancial de las compras mensuales, actualmente por importe de 60.000 millones de euros, hasta cifras de entre 20.000 y 25.000 millones. Otros, por el contrario, apuestan por una menor duración del programa, de sólo 6 meses, y por que el BCE mantenga el volumen de compras en los 40.000 millones de euros.

Nosotros, por nuestra parte, creemos que el BCE podría optar por prolongar entre 9 y 12 meses el mencionado programa, e ir reduciendo paulatinamente el volumen de las compras (rebajar el mismo hasta 40.000 millones durante unos meses, para luego volverlo a bajar hasta unos 25.000 millones hasta el final del mismo). Lo que sí parece totalmente consensuado por los analistas es que no habrá subida de tipos de interés oficiales hasta que no se dé por finalizado este programa. De la capacidad del presidente del BCE, Draghi, de “comunicar” los planes de la institución va a depender en gran medida la reacción de los mercados financieros de la región: divisas, bono y renta variable.

Por tanto, los inversores afrontan a partir de hoy una de las semanas más importantes del año, semana que podría determinar en gran medida la tendencia que adoptan a corto plazo las bolsas occidentales. Para empezar, apostamos por una apertura entre plana y ligeramente a la baja de las bolsas europeas, que no seguirán de esta forma la estela dejada el viernes por Wall Street y esta madrugada por la bolsa japonesa, que ha celebrado con importantes alzas la holgada victoria de la coalición del primer ministro Abe este fin de semana en las elecciones a la cámara baja que se han celebrado en el país, lastradas por la crisis de Cataluña.

Es por ello que esperamos que un día más el se sitúe a la cola, abriendo la jornada con pérdidas. No obstante, la renovada fortaleza del dólar creemos que será bien recibida por las empresas europeas exportadoras, especialmente por las industriales que se benefician directamente de ello.

Loading...