Montebalito toca máximos de seis años al multiplicar beneficio por 14

32

Montebalito se dispara un 22% en Bolsa después de haber publicado un beneficio 14 veces superior al de hace un año y más holgado del que los analistas habían vaticinado para esta ocasión. La firma inmobiliaria se abalanza sin discusión al frente de la tabla de revalorizaciones del Continuo, para marca máximos de los últimos seis años.
 
Los 2,44 euros por acción que ha llegado a marcar este lunes la gráfica de Montebalito no se alcanzaban desde principios del año 2011, cuando tuvo una fugaz pasada por estas cotas, más consistentes hasta el tercer trimestre de 2010. En lo que va de año, y en buena medida gracias a los avances de esta sesión, la compañía suma una remontada bursátil del 43%.
 
A lo largo del ejercicio 2016, la cotizada ha registrado un beneficio de 3,67 millones de euros, una cifra que equivale a multiplicar por 14 veces los 259.000 euros del ejercicio anterior. El exponencial incremento de ganancias se ha producido a pesar de una caída del 29% en la cifra de ventas del grupo desde los 2,28 millones de euros del ejercicio anterior a los 1,62 millones conseguidos al cierre de 2016.
 
El punto clave de las cuentas que la compañía ha remitido este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha estado en un resultado financiero neto un 63% más abultado que hace un año, gracias sobre todo a la amplia reducción de la deuda del grupo. En este sentido, los gastos financieros a los que la sociedad ha tenido que hacer frente han sido un 54% inferiores a los del ejercicio 2015. En cifras redondas, el pasivo no corriente ha caído hasta los 14,02 millones de euros desde los 14,79 millones del cierra anual previo, mientras que en corrientes la reducción ha sido d elos 13,14 hasta los 9,47 millones.
 
La compañía también destaca que en este ejercicio ha tenido lugar una mejora sustancial en los tipos de cambio de las divisas que copan su negocio internacional. Así, se apunta especialmente hacia el impacto en el real brasileño y el peso chileno frente al euro.
 
Con estas premisas, la gráfica de cotización de la firma se mueve por primera vez en 72 meses por encima de la cota de los 2,00 euros por acción a la que en algunas de las últimas sesiones se había enfrentado sin éxito. Muy lejos quedan, en cualquier caso, los máximos por encima de los 25 euros del año 2007, en pleno pico de una burbuja inmobiliaria que llegaba a su fin en España.