¿Saldrá Macron victorioso de la

  • Las reformas de Macron son bienvenidas, pero no van lo suficientemente lejos
  • Las propuestas no abordan el empleo precario
  • Automatización y robótica, las principales cuestiones de futuro del mercado laboral

Esta es la segunda vez en menos de un año que Francia modifica sus leyes laborales. Por lo que podemos ver, la actual ronda de medidas es tan tibia como de costumbre.

El salario mínimo, las cinco semanas de vacaciones pagadas y los horarios de trabajo semanales permanecen sin cambios. Además, el gobierno espera:

  • Favorecer la negociación colectiva dentro de las empresas (como es el caso de Dinamarca, por ejemplo) y permitir que los referéndums se establezcan dentro de las empresas. Concretamente, esto significa que las bonificaciones y el desempleo técnico en caso de deterioro de las condiciones económicas pueden decidirse por referéndum.
  • Limitar la indemnización concedida por los tribunales laborales en caso de despido improcedente (pero pueden subsistir excepciones en caso de violación de “libertades fundamentales”).
  • Simplificar económicamente los despidos.

Básicamente, la idea es reducir la incertidumbre para los empleadores. Las encuestas subrayan que son reacios a contratar debido a los costos prohibitivos relacionados con el despido de los empleados. Desde mi punto de vista, sin embargo, las reformas propuestas no van lo suficientemente lejos. Es aberrante que en Francia se pueda impugnar una solicitud de despido hasta dos años después de que se haya producido (un año si se aplica la reforma), mientras que en otros países europeos el plazo es de unas pocas semanas o meses. Esto genera una inseguridad jurídica importante para las pequeñas y medianas empresas.

Hay muchos estudios contradictorios sobre los efectos de la flexibilidad del mercado laboral. Hasta el momento, no hay pruebas de que esta reforma sea suficiente para reducir significativamente la tasa de desempleo. Incluso es probable que tenga el efecto contrario en el corto plazo, lo que conduce a un mayor desempleo en un contexto de exceso de personal.

Podemos esperar que los empleadores actúen racionalmente y decidan, en un primer momento, aprovechar las reformas para hacer los despidos más fácilmente y a un menor costo para aumentar la competitividad y los ingresos.

A la larga, es innegable que la reforma envía una fuerte señal positiva a los inversores extranjeros, a los empresarios y a la Comisión Europea. Al extraer conclusiones de experimentos extranjeros (como en Alemania o Italia), reformas laborales similares llevaron a un pleno empleo o a un menor desempleo. Sin embargo, el lado negativo es que también condujeron a un aumento del trabajo precario.

No hay ningún caso de un país importante que haya logrado alcanzar el pleno empleo sólo con contratos permanentes bien pagados.

Lo que el gobierno francés no dice es que la flexibilidad del mercado de trabajo es ante todo una expresión de la voluntad popular. Refleja la creencia de que el trabajo es mejor que la ociosidad, aunque esté mal pagado, y que contribuye a la integración social.

En realidad, esta es una creencia reciente que está vinculada a la aparición de la sociedad burguesa. ..

Con el fin de limitar la precariedad, el gobierno debe llevar a cabo una reforma para fortalecer la formación profesional dirigida específicamente a los trabajadores menos cualificados. Observando de cerca los datos sobre desempleo, parece que no hay desempleo masivo en Francia, sólo hay un alto nivel de desempleo a largo de trabajadores con baja cualificación.

En el caso de los trabajadores cualificados, el desempleo es bastante bajo, alrededor del 5%. Es fundamental actuar en dos niveles: las competencias básicas (como lo demuestra el pobre puesto de Francia en el estudio PISA) y las competencias diseñadas para afrontar el mercado de trabajo de mañana (robótica y automatización).

1

Fuente: OCDE

En general, las reformas propuestas van por el buen camino, pero si Macron quiere restringir el desempleo en un sentido duradero (y entrar en la historia como el hombre que logró cambiar Francia) tendrá que abordar seriamente los problemas de la tecnología y la demografía.

Estos son cruciales, ya que van a reformar completamente la sociedad y la actitud hacia el trabajo. Hasta ahora, sin embargo, ha mantenido el silencio sobre estos aspectos.

Post original

Loading...