Se espera una apertura al alza tras la complicada jornada del jueves

Ayer asistimos a una sesión compleja, de elevada volatilidad en la que los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses cerraron a la baja aunque lejos de los niveles mínimos del día. Igualmente fue un día “duro” para los mercados de bonos, cuyos precios cayeron con fuerza, impulsando al alza sus rentabilidades, algo que favoreció el comportamiento del sector bancario europeo que junto con el de alimentación y bebidas fueron los que mejor lo hicieron en la jornada.

En el mercado de divisas tanto el dólar como la libra ganaron terreno al euro. Detrás de este comportamiento de los distintos mercados financieros estarían las actuaciones de los bancos centrales, concretamente la “actitud” mostrada tanto por la Reserva Federal (Fed) el miércoles como por el (BoE) ayer.

En este sentido, señalar que los inversores se quedaron algo sorprendidos de la actitud del banco central estadounidense y del mensaje “claro” lanzado por su presidenta, Janet Yellen, sobre las intenciones de la institución de seguir adelante con la retirada de estímulos, bien mediante la subida de sus tasas de interés de referencia –el mercado no descontaba con tanta claridad una nueva subida este año tras la del miércoles, ni tres en 2018- o bien reduciendo paulatinamente el balance de la institución.

Igualmente, el hecho de que 3 de los 8 miembros del Comité de Política Monetaria del BoE votaran a favor de una subida de tipos cuando los analistas esperaban que la decisión de mantenerlos al nivel de 0,25%, su mínimo histórico, fuera a ser en esta ocasión unánime, sin discrepantes, también sorprendió, y mucho, a los inversores ya que fue a partir de ese momento cuando los bonos giraron definitivamente a la baja.

Pero además del “efecto bancos centrales”, en nuestra opinión la volatilidad mostrada por los mercados de valores ayer estuvo muy ligada al hecho de que hoy hay cuádruple vencimiento de derivados, coincidiendo a la vez el mensual con el trimestral, lo que vulgarmente se llama “cuádruple hora bruja”, que siempre condiciona el comportamiento del mercado de contado. En esta ocasión, además, el primer semestre bursátil ha sido en general muy positivo, lo que entendemos puede dar lugar al reposicionamiento de carteras y coberturas.

Precisamente será este factor el que más condicione el comportamiento de los mercados de valores europeos y estadounidenses en el día de hoy. En principio, y viendo la evolución de los principales mercados asiáticos esta madrugada, esperamos que las bolsas europeas abran al alza.

El repunte de los precios del acero y demás metales en los mercados chinos esta madrugada debe permitir a los valores relacionados con los mismos, como las grandes mineras que cotizan en Londres o como compañías como Acerinox (MC:), Aperam (MC:) o ArcelorMittal (MC:), cuyas cotizaciones han sido muy castigadas recientemente, liderar hoy los mercados. También esperamos cierta estabilidad en los valores energéticos, que llevan unos días muy “duros” por la caída del precio del , que ha situado esta variable a su nivel más bajo en siete meses.

Además, habrá que estar atento al comportamiento de los bonos soberanos. Si sigue la tendencia de ayer, con nuevas caídas de precios y repuntes de las rentabilidades el sector bancario será el más favorecido mientras que otros, de corte más defensivo, como las utilidades, o muy ligados a los tipos de interés, como las inmobiliarias, deben de “hacerlo peor”.

Comentar, además, que ayer los ministros de Finanzas de la eurozona, el denominado Eurogrupo, alcanzaron un para desbloquear 8.500 millones de euros del fondo de rescate de Grecia. Ello supone un alivio momentáneo para el país –en principio hasta agosto de 2018- que podrá hacer frente así a los vencimientos de deuda que acumula en julio.

No obstante, la negativa de los acreedores a avanzar en el tema del alivio de la deuda sigue generando dudas sobre el devenir a medio plazo de este país. A corto, el mencionado acuerdo, no por no esperado, debe ser bien recibido por los inversores.

Por último, destacar que la agenda macro del día recoge la publicación de la lectura final del de la eurozona (ver estimaciones en cuadro adjunto), que no conllevará sorpresas, así como por la tarde en EE.UU. de los datos de y de mayo y, sobre todo, de la lectura preliminar de junio del .

Hasta ahora los indicadores de confianza siguen mostrándose resistentes en EE.UU a pesar de las tensiones políticas en Washington, por lo que cualquier caída de los mismos podría ser un toque de atención para los inversores al ser un indicador adelantado de consumo privado, variable ésta muy ligada al crecimiento económico estadounidense.

Loading...