Sectores que se podrían beneficiar de la reforma fiscal de Trump

  • El gran plan de Trump es muy parco en detalles, pero los recortes de impuestos podrían dar un impulso significativo a la economía estadounidense
  • Las empresas de pequeña capitalización y las financieras de Estados Unidos se beneficiarían del plan
  • El consumo discrecional y la energía se beneficiarían también
  • Los republicanos están preocupados por las implicaciones presupuestarias negativas
  • Es altamente improbable que el plan salga adelante en su totalidad

El plan fiscal de Trump finalmente está aquí y aunque es muy parco en detalles (como la mayoría de sus ideas y propuestas), algunos puntos claves son claros. La tasa impositiva corporativa se fija en el 20%, por debajo del actual 35%, una nueva tasa del 25% para las subsidiarias, tales como sociedades, y una reducción al 35% del impuesto sobre la renta de las personas. Estas medidas difícilmente conseguirán que el PIB de los Estados Unidos alcance el 6% anualizado, como Trump ha insinuado, pero supondrían un gran impulso para la economía y la renta variable estadounidense.

El plan de reformas tributarias

A juzgar por la reacción del mercado al plan, es claro que aportaría alfa a una cartera deacciones de pequeña capitalización de los Estados Unidos, financieras, consumo discrecional y energía. Este último sector también se ha visto impulsado por la subida de los precios del .

Sin embargo, la acción de los precios de ayer en las acciones de energéticas estadounidenses, con un WTI plano, muestra que el mercado está descontando positivamente el plan de Trump para el petróleo.

¿Qué podría ir mal?

Los republicanos ya están expresando su preocupación por el coste presupuestario de estos extensos recortes fiscales. El déficit de Estados Unidos ya es del 3,7% y se está acelerando a la baja (ver gráfico). Es muy probable que la posición de partida de Trump sobre los impuestos esté lejos del resultado final.

La política de Trump desde que asumió el cargo también ha sido una catástrofe con la reforma sanitaria como último ejemplo. Esto debe hacer que los mercados descuenten una gran incertidumbre sobre la reforma tributaria. Otro ángulo de ataque probable a la reforma fiscal es la tasa impositiva del 25%, lo que significa que muchas sociedades ya no estarán gravadas al nivel más alto del impuesto sobre la renta personal del 39,6%, lo que significa que muchas personas ricas que manejan sus impuestos lo harán bajo asociaciones (abogados, private equity, hedge funds e inmobiliarias) incluyendo el propio conglomerado inmobiliario de Trump.

Aunque muchas cosas pueden salir mal, creemos que los inversores deben aprovechar la oportunidad para tener sobre exposición a Estados Unidos mientras el flujo de noticias siga siendo positivo con respecto a la reforma tributaria y sobreponderar los sectores anteriormente mencionados.

Post original

Loading...