Seguimos con una postura alcista sobre el Brexit del Reino Unido

El mercado sigue haciendo apuestas especulativas negativas sobre el eventual efecto del Brexit en la economía del Reino Unido. Esto sólo se ha ido calentado desde que la PM May llamara a elecciones anticipadas. Seguimos siendo optimistas, sobre la base de las relaciones de beneficio mutuo entre Europa y el Reino Unido, de que el resultado final será significativamente menos grave que un Brexit “duro”. Dentro de un contexto histórico, la relación Europa-Reino Unido siempre ha tenido altos y bajos, pero las interacciones han sido siempre una constante. Eso no va a cambiar ahora. En segundo lugar, ambas partes se benefician de la igualdad de la relación (incluido el comercio bilateral), por lo que las amenazas realmente no tienen sentido.

La demanda interna del Reino Unido se ha desacelerado (las ventas anuales minoristas excluyendo los combustibles subieron un 2,6 % frente al 3,8 % esperado desde el 4,1 % anterior) después de una fuerte recuperación post-Brexit, mientras muchos apuntan a los temores sobre una reubicación punitiva en los sectores financieros y su bajo crecimiento de productividad como los culpables de esta situación. Además, el repunte de la libra esterlina ha eliminado algunas ventajas por el tipo de cambio para los exportadores y atrae a compradores extranjeros.

Estamos de acuerdo en que la incertidumbre claramente mantendrá una inversión moderada, aunque la idea del colapso absoluto o la reubicación de sectores financieros vitales del Reino Unido es exagerada. Además, otros indicadores fundamentales clave siguen siendo sanos. La economía del Reino Unido aumentó más rápidamente que la de muchas naciones del G-10, ya que el PIB se expandió un 0,3 % en el 1T (los pesimistas apuntan al hecho de que el ritmo era el más lento desde antes del referéndum) con una tasa anual en el 2,1 %. El desglose era todavía optimista, con un aumento en los sectores manufactureros de 0,5 %, mientras que la construcción creció un 0,2 % e incluso el sector de servicios creció un 0,3 %. Seguimos siendo optimistas de que el resultado final será una Brexit “suave” y el efecto para la economía del Reino Unido será manejable.

Loading...