Sesión tranquila tras el

En una sesión tranquila a pesar de las importantes citas que se dieron ayer, los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses cerraron en su mayoría con ligeras alzas. En ambos mercados fueron los bancos y los valores relacionados con las materias primas, tras el rebote que durante la jornada experimentaron los precios de algunos de estos productos, principalmente del , los que lideraron las alzas. El precio del mantuvo una elevada volatilidad durante la jornada, cerrando ligeramente a la baja tras el fuerte descenso experimentado el día precedente.

En la bolsa española cabe destacar el fuerte castigo recibido por muchos pequeños valores, consecuencia de la psicosis que ha generado entre muchos inversores “la ” del Banco Popular (MC:), lo que provocó la “huida” de este tipo de valores, generalmente de reducida capitalización y liquidez. De esta forma el índice de pequeños valores cedió al cierre más del 3%, con muchos de sus integrantes, algunos tradicionalmente catalogados de “chicharos”, cediendo más del 10%.

Entendemos que muchas veces las reacciones de los inversores, especialmente de los minoristas, tienen un importante componente psicológico, lo que provoca como sucedió ayer que terminen pagando “justos por pecadores”. De continuar el castigo a este tipo de valores, creemos que van a surgir interesantes oportunidades de inversión, aunque habrá que separar bien el “grano de la paja”.

Por lo demás, comentar que ayer uno de los eventos que más atrajo la atención de los inversores fue la . En este sentido, señalar que Draghi y sus colegas dieron ayer “una de cal y otra de arena”. Como era de esperar el Consejo los principales parámetros de su política monetaria, aunque, y era algo que no esperábamos, , retirando la mención a posibles nuevas bajadas de tipos, mientras que en lo referente al riesgo de las perspectivas económicas de “a la baja” por la de “equilibrado”.

Estos cambios coinciden con una visión más positiva de la economía de la eurozona. De hecho, el BCE modificó al alza sus expectativas de crecimiento económico para 2017 y 2018. Sin embargo, el Comité siguió mostrando cierto temor a la evolución de los precios, aunque dijo que el riesgo de deflación había desaparecido “de momento”.

En este sentido, dejó abierta la puerta a nuevas compras de activos en los mercados secundarios de ser necesario. De cara a los mercados, el resultado de la reunión sirvió para impulsar los precios de los bonos al alza y sus rentabilidades a la baja y lastró el comportamiento del euro, que se depreció en relación al dólar.

Como esperábamos, la conclusión es que por ahora, y creemos que todavía durante mucho tiempo, el BCE va a seguir apoyando la economía de la región con políticas monetarias ultralaxas, lo que entendemos es positivo a medio plazo para la renta variable.

La otra gran cita de la sesión, que había quedado algo “aguada” el día precedente con la publicación del contenido de su intervención, era la declaración ante el Comité de Inteligencia del Senado del exdirector del FBI . No aportó nada nuevo y los inversores optaron por “pasar” de sus declaraciones al considerar que no conllevaban peligro alguno para la estabilidad de la Administración Trump.

Esta reacción difiere radicalmente a la de hace un par de semanas, cuando Comey filtró un memo en el que acusaba al presidente Trump de haber pedido que diera marcha atrás en la investigación de uno de sus excolaboradores más cercanos. Así, lo que entonces provocó la mayor caída de la bolsa estadounidense en lo que va de año, ayer pasó casi desapercibido para el mercado a pesar del seguimiento minuto a minuto de la intervención de Comey que hicieron los medios de comunicación.

Hoy la atención de los mercados la centrará la tercera gran cita del jueves: las . Todo apunta a que el movimiento “oportunista” de la primera ministra May de convocar elecciones para ampliar su mayoría en el Parlamento y reforzar su posición de cara a las negociaciones del brexit .

Según los primeros resultados ningún partido habría alcanzado la mayoría absoluta, con los Conservadores quedándose a las puertas de la misma. A estas alturas no se puede aventurar quién formará gobierno, lo que sí parece claro es que el nuevo Ejecutivo británico será débil, el peor escenario para negociar a “cara de perro” el brexit con sus todavía socios de la Unión Europea, que están ahora más cohesionados que nunca.

La libra, como era de esperar, lo “ha celebrado” con caídas. Habrá que esperar a los , aunque no creemos que cambien mucho la impresión inicial. Malos tiempos para la política británica que podrían terminar impactando en su economía.

Habrá que estar atentos a la reacción de los valores españoles con más exposición al mercado británico, entre ellos el Banco Santander (MC:), el Banco Sabadell (MC:) (SAB), Telefónica (MC:), Ferrovial (MC:), IAG (MC:) e Iberdrola (MC:). Si bien un futuro económico menos brillante para el país debería “cotizar” negativamente, el hecho de que ahora es más factible que se produzca un “brexit blando” o, incluso, que se vuelva a votar sobre el mismo, entendemos que es positivo para estos valores.

Para empezar, esperamos una nula reacción de los mercados europeos continentales a los resultados de las elecciones británicas. Es más, es muy probable que los principales índices bursátiles de la región del euro abran al alza. Incluso el británico, con un elevado peso de compañías exportadoras que generan sus resultados en divisas distintas a la libra, es factible que empiece la sesión en positivo. Otra cuestión es el FTSE 250, integrado por empresas que operan en el mercado local, que entendemos recibirá de forma negativa el resultado incierto de las elecciones.

Loading...