¿Temen el futuro de una subida de tipos?

El temor es racional.

El pánico es irracional. Y la mejor forma de combatir el pánico es con información.

En su informe anual conocido ayer, el Banco de España realiza una simulación del impacto en la renta que tendría una subida de los tipos de interés oficiales en los próximos años (el estudio abarca el período 2017-2019).

Los resultados se reflejan en los siguientes cuatro gráficos:

¿Un impacto moderado? Estamos hablando del impacto de la subida de tipos de interés (ceteris paribus) sobre la renta de familias, administraciones públicas y empresas.

Bajo cuatro supuestos alternativos:

  1. Escenario base, bajo el esquema de subida de tipos descontada por la curva.
  2. 100 p.b. al alza en los tipos de interés de corto plazo sobre el escenario base.
  3. 100 p.b. al alza en los tipos de interés a largo plazo sobre el escenario base.
  4. 100 p.b. al alza en los tipos de corto y largo plazo sobre el escenario base.

Naturalmente, su impacto dependerá de la estructura de deuda (más sesgados a corto plazo en el caso de familias y empresas) y, si lo comparamos con los niveles previos a la crisis, deberemos tener en cuenta el stock relativo de deuda (desapalancamiento del sector privado y fuerte aumento de la deuda pública). En el caso de la renta neta, debemos considerar también el impacto positivo de la subida de tipos en los ingresos financieros. Es el caso de los depósitos de las familias.

Sí, un impacto neto moderado. Asumible en un contexto de continuidad en la recuperación de la economía.

En mi opinión, el debate sobre la futura evolución de los tipos de interés no debería centrarse tanto en limitar el potencial daño de su normalización como en limitar los riesgos a futuro de mantenerlos artificialmente bajos.

Loading...