Un 69% del capital de Iberdrola cobra el dividendo en acciones

Los accionistas de Iberdrola se han decantado en masa por el cobro en nuevos títulos del último dividendo flexible de la eléctrica. Los inversores titulares de un 69,3% del capital social de la cotizada han preferido esta modalidad al tradicional pago en efectivo.
 
A consecuencia de esta preferencia, Iberdrola emitirá un total de 97,9 millones de nuevas acciones, equivalentes a un 1,539% de su capital social. En la comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se ha explicado que, según el calendario ya anunciado hace unas semanas, se prevé que los nuevos títulos sean admitidos a negociación el próximo 1 de febrero.
 
El importe que la presidida por Ignacio Sánchez Galán tendrá que destinar a retribuir a los accionistas que han optado por el cobro en efectivo asciende a 264 millones de euros. Este importe responde al compromiso irrevocable de la compañía de hacerse con los derechos de asignación gratuita de nuevas acciones con los que contaban los inversores de la sociedad.
 
En virtud de este compromiso, los inversores que así lo han preferido han recibido la cantidad de 0,135 euros brutos por acción. Esta cantidad supone un incremento del 8% con respecto al importe mínimo comprometido en enero de 2016. Entonces se aseguró el pago de 0,125 euros brutos por título, cantidad un 7,4% inferior a la que finalmente se ha establecido por la compañía.
 
Este pago se completará con una remuneración complementaria con cargo a las cuentas del ejercicio 2016 que debe pasar el visto bueno de la próxima junta de accionistas de la compañía. El calendario que baraja la sociedad, conforme a su costumbre, es para poder ejecutar este nuevo dividendo en el próximo mes de julio.

Loading...